Publicado 07/07/2022 18:16

Un estudio avanza en el desarrollo de anticuerpos administrados por el ADN para prevenir la COVID-19

Archivo - Células infectadas con SARS-CoV-2 en magenta.
Archivo - Células infectadas con SARS-CoV-2 en magenta. - JONATHAN Z. SEXTON - Archivo

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un programa financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés) y la Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto para la Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear de Estados Unidos (JPEO-CBRND, por sus siglas en inglés) va a comenzar los ensayos clínicos de un novedoso método de administración de anticuerpos contra la COVID-19.

Este equipo, en el que han participado investigadores del Instituto Wistar, la Universidad de Pensilvania, AstraZeneca, INOVIO Pharmaceuticals y la Universidad de Indiana, ha recibido 37,6 millones de dólares para financiar el rápido desarrollo preclínico de anticuerpos monoclonales SARs-CoV-2 codificados en el ADN (DMAbs) para prevenir la COVID-19.

Los DMAbs utilizan las propias células de una persona como fábrica para fabricar los anticuerpos protectores, lo que simplifica el desarrollo y el proceso de producción de productos biológicos, lo que podría ampliar el uso de estos novedosos medicamentos a la comunidad mundial.

La primera dosis de este nuevo agente de investigación se produjo en un ensayo clínico dirigido por el español Pablo Tebas, profesor de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos).

El ensayo clínico evaluará la seguridad y tolerabilidad generales de este novedoso enfoque que permite al organismo producir múltiples anticuerpos monoclonales de longitud completa mediante una tecnología avanzada de ADN en las personas.

"Este desarrollo es la culminación de los numerosos pasos dados en colaboración con nuestro equipo de dirección de DARPA/JPEO y los miembros del consorcio que están impulsando este producto en este momento tan importante. Estamos deseando ver el resultado inicial de este primer ensayo clínico en humanos que estudia este novedoso concepto", afirma David Weiner, uno de los líderes del trabajo.

Además de evaluar la seguridad y la tolerabilidad, también buscarán información sobre la expresión y la actividad biológica en los sujetos de nuestros ensayos y si se puede demostrar que influyen en la infección vírica.

"A pesar de todos los progresos realizados en los tratamientos y la gestión de la COVID-19, esta enfermedad sigue matando a tres veces más estadounidenses que la gripe. Necesitamos mejores métodos para prevenir las complicaciones de esta enfermedad, especialmente en pacientes inmunodeprimidos. Nuestro estudio probará una nueva forma de administrar anticuerpos contra la COVID-19 que ha demostrado disminuir las hospitalizaciones y las muertes por esta terrible enfermedad", ha destacado Tebas.

"La dosificación del primer paciente con un candidato a DMAb contra la COVID-19 es la culminación de un arduo trabajo de colaboración público-privada. Este ensayo ofrece una importante oportunidad para evaluar una tecnología innovadora que podría transformar potencialmente la forma de administrar anticuerpos y proteger contra las infecciones graves", ha añadido el vicepresidente de Vacunas Tempranas y Terapias Inmunes de AstraZeneca, Mark Esser.

El novedoso enfoque utiliza los planos genéticos de los anticuerpos codificados en plásmidos de ADN. Una vez introducidos en el brazo, los DMAbs instruyen al organismo para que ensamble anticuerpos funcionales y los secrete en la sangre como anticuerpos monoclonales específicos completamente formados contra patógenos como el virus del SARS-CoV-2. Este enfoque evita la necesidad de inmunización para generar una inmunidad protectora.

Los estudios realizados hasta el momento han demostrado con éxito la protección contra el SARS-CoV-2 tanto en estudios de laboratorio como en modelos animales, con los DMAbs mostrando el potencial tanto para la prevención como para el tratamiento de la infección.

En teoría, este enfoque de medicina de ácidos nucleicos tiene ventajas potenciales en comparación con los métodos tradicionales de tratamiento con anticuerpos monoclonales en aspectos de coste, especificidad, producción, almacenamiento y entrega.