Publicado 13/05/2021 17:29CET

Un estudio asocia el aumento del IMC con el riesgo de dar positivo en COVID-19

Archivo - Mujer co diabetes y obesidad.
Archivo - Mujer co diabetes y obesidad. - ISTOCK/DMPHOTO - Archivo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo sobre Obesidad ha revelado una asociación entre el aumento del índice de masa corporal (IMC) y el riesgo de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

Se cree que los factores relacionados con la obesidad, incluidos los cambios en los sistemas inmunitarios innato y adaptativo provocados por el exceso de peso, están asociados a un mayor riesgo de contraer diversas enfermedades víricas. Esta asociación entre el IMC y el riesgo de infección viral sugiere que puede existir una relación similar entre el IMC de un individuo y su riesgo de contraer el SARS-CoV-2.

Este estudio pretendía evaluar la relación entre el IMC y la probabilidad de dar positivo en las pruebas de detección del SRAS-CoV-2 en el mayor centro médico de Oriente Medio. El equipo analizó los detalles de los pacientes a los que se les había realizado la prueba del virus durante un periodo de 9 meses, recopilando datos sobre el IMC, la edad, el sexo y la presencia de comorbilidades, incluyendo la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), la diabetes mellitus (DM), la hipertensión (HTA), la cardiopatía isquémica (CI), el accidente cerebrovascular (ACV) y la enfermedad renal crónica (ERC). El estudio no analizó la mortalidad o los resultados del COVID-19, sino sólo el riesgo de dar positivo.

Los autores descubrieron que las probabilidades de obtener un resultado positivo para el SARS-CoV-2 eran significativamente mayores en los pacientes con sobrepeso u obesidad en comparación con los que tenían un IMC normal. Los pacientes con sobrepeso (IMC 25,0-29,9 kg/m2) tenían un 22 por ciento más de probabilidades de dar positivo que los de peso normal (IMC 18,5-24,9 kg/m2).

La probabilidad de dar positivo era aún mayor en los pacientes con obesidad en relación con sus homólogos de peso normal, y esas probabilidades aumentaban con el aumento del IMC. La obesidad de clase I (IMC de 30,0-34,9 kg/m2) se relacionó con un riesgo 27 por ciento mayor de dar positivo, que aumentó al 38 por ciento para la obesidad de clase II (IMC de 35,0-39,9 kg/m2), y un riesgo 86 por ciento mayor en la clase III u obesidad mórbida (IMC igual o superior a 40,0 kg/m2).

La relación entre el IMC y la probabilidad de que un paciente diera positivo seguía siendo significativa incluso después de ajustar por la edad y el sexo del paciente y de haber tenido en cuenta cualquier comorbilidad presente. Los autores descubrieron que cada aumento de 1 kg/m2 en el IMC de un paciente se asociaba a un incremento de alrededor del 2 por ciento en el riesgo de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-2.

El estudio también halló asociaciones positivas y negativas entre el riesgo de dar positivo y la presencia de comorbilidades relacionadas con la obesidad. La diabetes se asoció a una probabilidad un 30 por ciento mayor de dar positivo, mientras que el riesgo de dar positivo era casi 6 veces mayor en los pacientes con hipertensión.

Por el contrario, los autores descubrieron que las probabilidades de obtener un resultado positivo eran un 39, un 55 y un 45 por ciento menores entre los pacientes con antecedentes de ictus, CI y ERC, respectivamente. Los autores no pueden explicar por qué los pacientes con ictus, CI o ERC tendrían un menor riesgo de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-2.

"A medida que el IMC se eleva por encima de lo normal, la probabilidad de un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2 aumenta, incluso cuando se ajusta por una serie de variables del paciente. Además, algunas de las comorbilidades asociadas a la obesidad parecen estar asociadas a un mayor riesgo de infección o ser protectoras", concluyen los autores.