Publicado 18/08/2021 06:59CET

Estudio apunta que el tratamiento agresivo para el cáncer colorrectal de inicio temprano es innecesario

Archivo - Ilustración de los pólipos intestinales que pueden causar cáncer colorrectal
Archivo - Ilustración de los pólipos intestinales que pueden causar cáncer colorrectal - GETTY IMAGES - Archivo

   MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Un nuevo estudio ha comprobado que la edad del paciente no es tan importante para determinar el crecimiento del cáncer colorrectal y ha descubierto que el cáncer colorrectal de inicio temprano probablemente no sea una enfermedad diferente del cáncer colorrectal de inicio medio, lo que deduce que un tratamiento más agresivo para el de inicio temprano no es necesario ni eficaz, según publican los investigadores en el 'Journal of the National Cancer Institute'.

   El cáncer colorrectal se diagnostica con mayor frecuencia en personas de 65 a 74 años. Las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal en Estados Unidos han disminuido significativamente desde la década de 1970, probablemente debido a las mejoras en el cribado y el tratamiento, pero su incidencia en personas menores de 50 años ha aumentado entre un 1% y un 2% anualmente desde mediados de la década de 1990.

   Así, se prevé que en 2030 el 10,9% de todos los cánceres de colon y el 22,9% de todos los cánceres de recto afectarán a pacientes menores de 50 años (en comparación con el 4,8% y el 9,5%, respectivamente, en 2010).

   Los investigadores han observado un aumento similar en muchos otros lugares del mundo. Algunas pruebas sugieren que las dietas occidentalizadas, los colorantes sintéticos, las hormonas de crecimiento utilizadas en las cadenas de suministro de alimentos, la obesidad y el estrés pueden provocar un cáncer colorrectal de aparición temprana. Aunque investigaciones anteriores sugerían que el cáncer colorrectal de inicio temprano era intrínsecamente más agresivo, el tratamiento adicional para los pacientes con dicha enfermedad no ha mejorado la supervivencia.

   Utilizando una base de datos institucional recogida de pacientes en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York entre 2014 y 2019, los investigadores compararon aquí la biología del tumor en 759 pacientes con cáncer colorrectal de inicio temprano en comparación con 687 pacientes diagnosticados más tarde.

   Investigaron la ubicación del tumor, los síntomas en el momento del diagnóstico, los riesgos de los pacientes para el cáncer colorrectal hereditario y otras características moleculares del tumor.

   Los pacientes con cáncer colorrectal de aparición temprana eran más propensos a tener tumores en el lado izquierdo del cuerpo. También eran más propensos a sufrir hemorragia rectal y dolor abdominal y tenían un mayor riesgo de predisposición genética heredada para la enfermedad.

   Sin embargo, en lo que respecta a la composición genética de los tumores y a la respuesta al tratamiento en la enfermedad avanzada, los dos tipos de pacientes eran indistinguibles. Esto sugiere que el cáncer colorrectal de inicio temprano no es biológicamente distinto del cáncer colorrectal de inicio medio y que un tratamiento más agresivo para el cáncer colorrectal de inicio temprano no es necesario ni eficaz.

   "El estudio no ha observado ningún hallazgo específico que permita diferenciar a los pacientes con cáncer colorrectal de inicio temprano de los pacientes con cáncer colorrectal de inicio medio", afirma Cathy Eng, del Centro Oncológico Vanderbilt-Ingram, que ha escrito un editorial para acompañar el estudio.

   "Tengo la esperanza de que, con una mayor concienciación y educación, otros investigadores recojan datos adicionales que incluyan a una población de pacientes diversa para determinar si los hallazgos de este estudio se aplican al público general afectado por el cáncer colorrectal de inicio temprano", añade.

Para leer más