Publicado 23/06/2021 13:59CET

Un estudio en animales apunta que las terapias con anticuerpos también son eficaces contra las variantes del coronavirus

Archivo - Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (verde), aislada de una muestra de un paciente.
Archivo - Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (verde), aislada de una muestra de un paciente. - NATIONAL INSTITUTE OF ALLERGY INFECTIOUS DISEASE

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis (Estados Unidos) sugiere que muchas, pero no todas, las terapias hechas a partir de combinaciones de dos anticuerpos son eficaces contra una amplia gama de variantes del virus SARS-CoV-2. Además, las terapias combinadas parecen prevenir la aparición de resistencia a los fármacos.

Las terapias con anticuerpos contra la COVID-19 suelen administrarse a pacientes con alto riesgo de enfermedad grave y hospitalización. Sin embargo, han surgido dudas sobre si estas terapias con anticuerpos mantienen su eficacia a medida que surgen nuevas y preocupantes variantes del virus.

En el estudio, realizado en ratones y hámsters, se probaron todas las terapias basadas en anticuerpos simples y combinados autorizadas para uso de emergencia en Estados Unidos, o que están siendo evaluadas en ensayos clínicos de última etapa, contra un panel de variantes internacionales y estadounidenses emergentes de SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Los resultados, publicados en la revista 'Nature', sugieren que los fármacos contra la COVID-19 compuestos por dos anticuerpos suelen conservar su potencia como terapia contra las variantes incluso cuando los estudios 'in vitro' (experimentos realizados en un plato de laboratorio) indican que uno de los dos anticuerpos ha perdido parte o toda su capacidad de neutralizar la variante.

"Sabíamos cómo se comportaban estos anticuerpos 'in vitro', pero no damos a la gente fármacos basados únicamente en los datos de los cultivos celulares. Cuando observamos en animales, hubo algunas sorpresas. Algunas de las combinaciones funcionaron mejor de lo que pensábamos, basándonos en los datos 'in vitro'. Y no hubo resistencia a las combinaciones en absoluto, en todas las diferentes variantes. Tendremos que seguir vigilando la eficacia de la terapia con anticuerpos a medida que surjan más variantes, pero es probable que la terapia combinada sea necesaria para tratar las infecciones por este virus a medida que surjan más variantes", explica el autor principal, el doctor Michael S. Diamond.

Los llamados anticuerpos monoclonales imitan a los generados por el organismo para combatir el virus que causa la COVID-19. La administración de terapias con anticuerpos evita el proceso más lento y a veces menos eficaz del organismo de fabricar sus propios anticuerpos.

En el momento en que se inició este estudio, había dos terapias combinadas de doble anticuerpo y una terapia de anticuerpo único autorizadas en Estados Unidos para uso de emergencia. En abril, EE.UU. retiró la autorización del tratamiento con un solo anticuerpo, el bamlanivimab, alegando que no era eficaz contra las variantes que circulaban en ese momento. En mayo, autorizó el anticuerpo único sotrovimab como tratamiento para la COVID-19.

En total, los investigadores evaluaron los anticuerpos fabricados por Lilly, Regeneron y Vir Biotechnology/GlaxoSmithKline, así como los anticuerpos actualmente en desarrollo por AbbVie, Vir y AstraZeneca que están en fase de ensayo clínico.

Los investigadores probaron los anticuerpos contra un panel de variantes del virus que contenían mutaciones clave en sus genes de espiga. El virus SARS-CoV-2 utiliza la proteína 'spike' para invadir las células. Todas las terapias de COVID-19 basadas en anticuerpos monoclonales actúan interfiriendo en la interacción entre la proteína espiga y las células.

El panel incluyó mutaciones encontradas en tres de las cuatro variantes que han sido designadas como "variantes preocupantes" por la Organización Mundial de la Salud (OMS): Alfa (identificada por primera vez en el Reino Unido), Beta (Sudáfrica) y Gamma (Brasil), así como una variante emergente de la India similar a la variante preocupante Delta.

También analizaron variantes de Nueva York y California. Los investigadores utilizaron una mezcla de muestras de virus obtenidas originalmente de personas con COVID-19 y cepas de laboratorio modificadas genéticamente para que contuvieran mutaciones clave.

Los investigadores evaluaron los anticuerpos en hámsters y dos cepas de ratones. En primer lugar, los investigadores administraron a los animales los anticuerpos (por separado o en las mismas combinaciones en que se administran para tratar a los pacientes) un día antes de infectarlos con una de las variantes del virus. Los investigadores controlaron el peso de los animales durante seis días y luego midieron la cantidad de virus en sus narices, pulmones y otras partes del cuerpo.

Aunque algunos anticuerpos individuales mostraron una capacidad reducida o nula para neutralizar las variantes del virus en una placa, dosis bajas de la mayoría de las combinaciones de anticuerpos protegieron contra la enfermedad causada por muchas de las variantes. Los investigadores secuenciaron muestras víricas de los animales y no encontraron pruebas de resistencia a los fármacos en los virus de ninguno de los animales que habían sido tratados con terapias combinadas.

Dado que las terapias de COVID-19 basadas en anticuerpos se utilizan principalmente para tratar a las personas que ya están infectadas, los investigadores también evaluaron el rendimiento de las combinaciones de anticuerpos cuando se administraron después de la infección con la variante Beta.

Se eligió la variante Beta porque se ha demostrado que es la que tiene más probabilidades de escapar a la neutralización en los experimentos de laboratorio y la que presenta más resistencia a las vacunas contra la COVID-19. Los cócteles de anticuerpos de AstraZeneca, Regeneron y Vir fueron todos eficaces para reducir la enfermedad causada por la variante Gamma; el de AbbVie solo fue parcialmente protector, y el de Lilly no mostró eficacia alguna.