Publicado 15/03/2021 07:31CET

Estudian si la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a reducir el número de niños que temen al dentista

Archivo - Niño en la consulta del dentista.
Archivo - Niño en la consulta del dentista. - SANTYPAN - Archivo

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio pionero dirigido por la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, está investigando si la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudar a reducir el número preocupantemente alto de niños que le temen al dentista.

Aproximadamente uno de cada tres niños tiene miedo de ir al dentista y, como resultado, terminan con una mala salud bucal, más dolor de muelas, infecciones dentales y caries. Los niños con ansiedad dental con frecuencia son remitidos a servicios especializados para anestesia general, lo cual supone retos adicionales.

En el nuevo estudio pionero, dirigido por la Universidad de Sheffield y los Hospitales Docentes de Sheffield, participarán 600 niños de 30 consultorios y clínicas dentales en Inglaterra y Gales, para examinar si los recursos especialmente desarrollados para niños, padres y profesionales dentales ayudarán a los niños a completar su tratamiento dental en su consultorio familiar en lugar de ser enviados a hospital para servicios especializados de sedación o anestesia general.

La investigadora principal, profesora Zoe Marshman, de la Facultad de Odontología Clínica de la Universidad de Sheffield y consultora honoraria en salud pública dental en Sheffield Teaching Hospitals Foundation Trust, recuerda que "la ansiedad dental es muy común en los niños y puede provocar una mala salud bucal, más caries y extracciones dentales".

"Tradicionalmente, los dentistas han derivado a los niños con ansiedad dental a servicios especializados para sedación o anestesia general --prosigue--. Este enfoque no hace nada para detener su miedo, y pueden pasar toda la vida evitando al dentista. Se necesita desesperadamente una forma eficaz de ayudar a los niños con ansiedad dental".

La profesora Marshman y el equipo investigarán un nuevo enfoque, basado en los principios de la TCC, que involucra a los profesionales dentales, los niños y los padres trabajando juntos, utilizando recursos especialmente diseñados, para ayudar a comprender por qué el niño está ansioso, brindarles información y opciones sobre el procedimientos que puedan necesitar, proporcione actividades que los niños encontrarán útiles para ayudarlos a sobrellevar la situación y facilitará la conversación con el dentista.

Hay pruebas sólidas que respaldan el uso de la TCC, una terapia de conversación, para otras formas de ansiedad y afecciones de salud mental; sin embargo, actualmente hay muy poca investigación sobre la TCC realizada específicamente por profesionales dentales, en lugar de psicólogos para niños con ansiedad dental.

Los recursos de TCC de autoayuda se desarrollaron en línea y en papel para niños de nueve a 16 años y tienen como objetivo ayudar a los niños a proporcionar información dental, sugerir estrategias para reducir la ansiedad, fomentar la reflexión y apoyar una mejor comunicación.

"Si nuestro estudio encuentra que los recursos de TCC proporcionados por profesionales dentales son efectivos, entonces los niños pueden recibir ayuda directamente en las prácticas dentales de la calle principal sin la necesidad de viajar para recibir tratamiento dental en los hospitales", resalta Marshman.