La estructura del genoma de los parásitos de la malaria, ligada a la virulencia

Malaria
NIAID - Archivo
Publicado 05/02/2019 7:32:33CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigación internacional liderado por científicos de la Universidad de California, Riverside, y el Instituto de Inmunología La Jolla, California, Estados Unidos, descubrió que los genomas de parásitos de la malaria están formados por familias de genes específicos de parásitos, y que esta organización genómica está fuertemente correlacionada con la virulencia del parásito. Los hallazgos resaltan la importancia de la organización del genoma espacial en la regulación de genes y el control de la virulencia en parásitos de la malaria.

"Nuestros resultados subrayan la idea de que los compuestos dirigidos a las proteínas involucradas en el establecimiento y mantenimiento de la estructura del genoma pueden interferir con el desarrollo de parásitos y la evasión inmunológica --afirma la co-investigadora líder Karine Le Roch, profesora en el Departamento de Biología Molecular, Celular y Sistemas de la UC Riverside--. Las nuevas estrategias de intervención dirigidas a la estructura del genoma podrían marcar un gran avance tanto para el desarrollo de vacunas como de fármacos contra la malaria".

Le Roch, co-líder Ferhat Ay, profesor asistente de liderazgo en Biología Computacional en el Instituto de Inmunología de La Jolla y profesor adjunto en la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, y sus colegas investigaron la organización del genoma 3-D en cinco parásitos de la malaria y dos parásitos relacionados para identificar posibles conexiones entre la arquitectura del genoma y la patogenicidad. Encontraron que, en los cinco parásitos de la malaria, la organización del genoma está dominada por la agrupación de familias de genes específicos de parásitos en el espacio 3-D.

"Además, esta organización del genoma 3-D en el núcleo desempeña un papel en la expresión génica y la patogenicidad de estos parásitos mortales", afirma Le Roch, director del Centro UCR para la Investigación de Vectores de Enfermedades Infecciosas y miembro del Instituto UCR de Biología Integrativa del Genoma, cuyo trabajo se detalla en un artículo publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

A MAYOR CAPACIDAD DE CAMBIO DE PERFIL ANTIGÉNICO, MAYOR VIRULENCIA PARASITARIA

Las especies más virulentas de parásitos de la malaria utilizan un mecanismo de "variación antigénica" para alterar sus proteínas de superficie y evitar la respuesta inmunitaria del huésped. La capacidad del parásito para cambiar su perfil antigénico se correlaciona con la alta virulencia del parásito. Cuanto más capaz es el parásito de cambiar su perfil antigénico, más virulento es el parásito.

Los investigadores encontraron que los dos parásitos de la malaria humana más patógenos, 'Plasmodium falciparum' y 'Plasmodium knowlesi', comparten características únicas en la organización de familias de genes implicados en la variación antigénica. Informan que 'P. Falciparum' y 'P. Knowlesi' han desarrollado familias genéticas únicas, var y SICvar, respectivamente, que permiten a estos parásitos experimentar una variación antigénica.

"La organización de otros genomas de 'Plasmodium' también está impulsada por sus genes de virulencia, pero no se ve tan fuertemente en ellos como lo vemos en 'P. Falciparum' y 'P. knowlesi", apunta Le Roch.

Cuando los científicos generaron modelos de genoma 3-D similares para los parásitos humanos relacionados 'Babesia microti', que causa una enfermedad endémica parecida a la malaria en Estados Unidos, y 'Toxoplasma gondii', que provoca toxoplasmosis en personas con sistemas inmunitarios debilitados, no encontraron asociación entre la estructura del genoma y la expresión génica en general, lo que sugiere que esta relación es específica de 'Plasmodium'.

"Nuestros resultados, obtenidos al comparar los cinco parásitos de la malaria con 'B. microti' y 'T. Gondii', sugieren fuertemente que la organización del genoma en los parásitos de la malaria ha sido moldeada por familias de genes de parásitos específicos que afectan la virulencia", afirma Le Roch.

Los investigadores también observaron diferencias significativas entre los parásitos de la malaria que infectan a primates y roedores, lo que sugiere que los distintos linajes de parásitos han desarrollado diferentes estrategias para sobrevivir en sus respectivos huéspedes.

"Un factor contribuyente podría ser la vida útil del anfitrión --apunta Le Roch--. Los parásitos que infectan a primates de larga vida pueden requerir un escape de las respuestas inmunitarias adaptativas para establecer infecciones crónicas y asegurar la transmisión a un huésped susceptible, mientras que los parásitos que infectan a los roedores de corta vida pueden beneficiarse de una expresión más flexible de sus genes de virulencia".

A partir de ahora, este equipo de investigación planea identificar los componentes moleculares que regulan los genes específicos del parásito en el nivel de la estructura de la cromatina con el objetivo de identificar nuevos objetivos para nuevas estrategias terapéuticas.