El estrés durante el embarazo, asociado a menor coeficiente intelectual en bebes varones

Archivo - Embarazada.
Archivo - Embarazada. - ISTOCK - Archivo
Publicado: miércoles, 29 mayo 2024 8:18

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Los niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, durante el tercer trimestre del embarazo pueden impedir las puntuaciones del cociente intelectual (CI) en niños de 7 años, según una investigación del Hospital Universitario de Odense en Dinamarca presentada en el 26º Congreso Europeo de Endocrinología en Estocolmo.

Sorprendentemente, los niveles de cortisol en la sangre no están asociados con las puntuaciones de coeficiente intelectual en las niñas, pero los niveles más altos de cortisona en orina mejoraron sus puntuaciones. Los hallazgos resaltan el importante papel que desempeña el cortisol en el desarrollo fetal en niños y niñas de forma independiente.

La exposición prenatal al cortisol (una hormona esteroide que ayuda al cuerpo a responder al estrés) es necesaria para el desarrollo fetal y se cree que afecta la función cognitiva de los niños en etapas posteriores de su vida. Durante el embarazo, los niveles de cortisol aumentan y las mujeres embarazadas con niñas generalmente secretan más cortisol que aquellas con niños. Sin embargo, en la placenta, la enzima 11B-hidroxiesteroide-deshidrogenasa tipo 2 (11B-HSD2) regula la cantidad de cortisol que llega al feto al convertir el cortisol a su forma inactiva conocida como cortisona.

De esta forma, investigadores del Hospital Universitario de Odense han demostrado previamente que los niños de entre uno y tres años tienen habilidades de habla y lenguaje más avanzadas cuando sus madres tienen niveles altos de cortisol durante el tercer trimestre. Ahora, en este estudio, los investigadores analizaron datos sobre los niveles de cortisol y cortisona de 943 mujeres embarazadas durante el tercer trimestre y sobre las pruebas de coeficiente intelectual de sus 943 niños de 7 años, de la Odense Child Cohort.

Descubrieron que las mujeres embarazadas que llevaban un niño tenían niveles de cortisol circulante en la sangre más bajos que las mujeres que llevaban una niña. Además, los niños expuestos a niveles más altos de cortisol en el útero obtuvieron puntuaciones más bajas en las pruebas de coeficiente intelectual a los 7 años. Las niñas de la misma edad obtuvieron mejores puntuaciones en las pruebas de coeficiente intelectual cuando sus madres tenían niveles más altos de cortisona en la orina.

"Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que investiga la asociación entre los niveles de cortisona en orina durante el embarazo y las puntuaciones de coeficiente intelectual en niños", afirma la autora principal, la doctora Anja Fenger Dreyer. "Mientras que otros estudios sólo han analizado el cortisol que circula en la sangre durante el embarazo y el coeficiente intelectual del niño, somos los primeros en analizar muestras de orina y de sangre e investigar a niños y niñas por separado".

El doctor Fenger Dreyer añade: "Nuestros resultados muestran que las niñas pueden estar más protegidas por la actividad del 11B-HSD2 placentario, mientras que los niños pueden ser más vulnerables a la exposición prenatal al cortisol fisiológico materno".

"Aunque nuestro estudio anterior mostró que la exposición prenatal al cortisol se asociaba positivamente con el desarrollo del lenguaje, en este estudio la exposición prenatal al cortisol ('directamente' por el cortisol sérico e 'indirectamente' por la cortisona en orina) se asocia negativamente con las puntuaciones de coeficiente intelectual", continua el doctor Fenger Dreyer.

"Esto puede significar que los altos niveles de exposición prenatal al cortisol podrían tener un efecto temporal en el desarrollo cognitivo del niño. También cabe señalar que el vocabulario de los niños pequeños fue informado por los padres en nuestro estudio anterior, mientras que el coeficiente intelectual infantil en este estudio fue evaluado por psicólogos capacitados", concluye.

Contador