Publicado 31/03/2022 08:34

Esto es lo que está en tu mano a la hora de prevenir el cáncer de colon, muy frecuente entre los españoles

Archivo - Cancer de colon
Archivo - Cancer de colon - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PETERSCHREIBER.MEDIA

   MADRID, 31 Mar. (EDIZIONES) -

   El cáncer de colon es muy frecuente en la población general. Lo bueno es que es prevenible, y por otro lado, si se detecta a tiempo, en fases iniciales, cuenta con altas tasas de curación, pero siempre que se logren tratar las lesiones premalignas, es decir, antes de que se desarrolle el tumor.

Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), "la supervivencia a los cinco años de los pacientes con cáncer de colon en estadios precoces supera el 90%, mientras que en estadios más avanzados se sitúa en torno al 50-70%".

   Además, esta entidad recuerda que el cáncer colorrectal "será el tumor más frecuentemente diagnosticado en España en 2022", de forma global con 43.370 nuevos casos (26.862 en varones y 16.508 en mujeres); solo superado por el de próstata en varones y el de mama en mujeres. "Además, es una causa muy importante de muerte, ya que en el año 2020 fue la segunda causa de muerte por tumores (15.125 muertes), tan sólo por detrás del cáncer de pulmón (21.918 muertes)", informa la sociedad científica.

LOS PROGRAMAS DE CRIBADO

   "Con la prevención conseguimos solucionar el problema antes de que exista y podemos salvar más personas con menos recursos. Aquí es fundamental que las personas se adhieran a los programas de cribado", defiende en una entrevista con Infosalus, el doctor José Antonio Pajares, médico especialista del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, quien los recomienda en la población general a partir de los 50 años, recordando que la incidencia de este cáncer se incrementa con la edad.

   "Lo más eficiente en la población general, un grupo de riesgo bajo o de riesgo intermedio, y donde el único factor de riesgo es la edad, es hacer una determinación de sangre oculta en heces, y con una periodicidad cada dos años", apunta.

   Indica igualmente que una alternativa es una colonoscopia cada 10 años, una estrategia valida en la población de riesgo intermedio. Ya en la población de riesgo moderado o alto, en esas personas con varios familiares con cáncer de colon, este experto defiende que hay que individualizar cada caso, recordando que se necesita un estudio más exhaustivo.

   En estos casos precisa que se recomienda adelantar el cribado en función de varios aspectos, como la edad de comienzo del cáncer de colon del familiar, del número de familiares afectos con esta neoplasia, o por ejemplo de si se dispone alguna información de alteraciones genéticas preexistentes.

FACTORES DE RIESGO Y SÍNTOMAS

   "Se debe concienciar a las personas de que la salud y la prevención de este cáncer empiezan antes de la propia enfermedad", subraya, al tiempo que aconseja la importancia de seguir un estilo de vida saludable, marcado por la realización de actividad física de forma regular, así como por el seguimiento de una dieta, fundamentalmente mediterránea, baja en grasas y en carnes rojas, y alejada de los procesados; pero sí rica en legumbres, en fibra, frutas, o verduras; y evitando también hábitos nocivos como el fumar o el alcohol, así como la obesidad y el sobrepeso, hoy en día factores de riesgo importantes.

   "Lo ideal es seguir una dieta variada, rica en fruta y en verdura, o en fibra, aparte del consumo de vitamina D. El café parece que protege un poco aunque no está del todo demostrado; también las dietas ricas en lácteos y en calcio mejoran y previenen la aparición del cáncer de colon. Por el contrario, las dietas ricas en carne roja, quienes consumen alcohol o tabaco aumentan el riesgo de desarrollarlo", prosigue el especialista.

   Según la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD), son factores de riesgo a la hora de desarrollar cáncer colorrectal los antecedentes familiares, mayores cuanto más cercano es el familiar, y más joven sea este; el haber padecido previamente otro tumor o enfermedad crónica relacionada con el colon; así como la edad, especialmente a partir de los 50 años.

   El médico especialista del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid concreta así que nos tiene que poner en alerta sobre esta enfermedad si tiene lugar un cambio brusco del ritmo intestinal, es decir, si se presenta un estreñimiento o una diarrea fuera de lo normal en nuestro hábito intestinal; la emisión de sangre en heces; la sensación de quedarse con ganas de evacuar tras haberlo hecho; aparte de un dolor abdominal importante y también la pérdida de peso.

   "Es fundamental la prevención en el cáncer de colon porque en las fases iniciales no hay síntomas, cuando los hay es que la lesión es de mayor tamaño, pero en las fases iniciales no hay síntomas, que es cuando más podemos actuar porque se puede prevenir que aparezca el tumor, es decir, ni siquiera llegar a tener el cáncer, porque si se tratan las lesiones polipoideas, premalignas, cuando no son cáncer todavía, se previene la enfermedad", remarca este especialista.

   Por ello, reitera en la importancia de los programas de cribado poblacional en estas fases iniciales para la detección precoz porque antes de que sea un cáncer que no ha invadido las capas profundas del colon hay un menor riesgo de diseminación a otros órganos. "Entonces aquí la cirugía puede ser resolutiva o incluso el tratamiento endoscópico, y no necesitar otros adyuvantes. Todo influye directamente en la posibilidad de curación", agrega.

TRATAMIENTOS CADA VEZ MÁS AVANZADOS

   Con ello, este experto en Aparato Digestivo celebra que cada vez se están logrando tratamientos más avanzados en este campo, y por ejemplo en el caso de tumores muy localizados y muy superficiales, estos se pueden resecar con técnicas endoscópicas, sin necesidad de cirugía. Después, precisa que está la cirugía, donde cada vez se hacen menos técnicas invasivas y con un mayor éxito.

   En función de la localización del tumor sostiene también que se puede emplear la radioterapia, cada vez más precisa y con menos efectos secundarios en órganos adyacentes, y sobre todo empleada cuando hay afectación del recto; o bien la quimioterapia.

   "Se ha avanzado en la medicina de precisión, de forma que se individualizan los tratamientos oncológicos en función de las características moleculares del tumor y de las características del paciente, y esto nos hace predecir una mejor respuesta al tratamiento y menos efectos secundarios", valora este especialista.

Más información