Publicado 29/09/2021 18:32CET

La estimulación magnética del cerebro puede mejorar la memoria episódica

Archivo - Memoria, recuerdos
Archivo - Memoria, recuerdos - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TIRIDIFILM - Archivo

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado en la revista 'PLOS Biology' por investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) ha mostrado que la estimulación magnética transcraneal repetitiva de baja frecuencia (EMTr) administrada sobre la corteza prefrontal izquierda del cerebro puede mejorar el rendimiento de la memoria al reducir la potencia de las ondas cerebrales de baja frecuencia cuando se forman los recuerdos.

Los recuerdos de acontecimientos y experiencias pasadas son los que nos definen como personas, y sin embargo la capacidad de formar estos recuerdos episódicos disminuye con la edad, ciertas demencias y las lesiones cerebrales.

Basándose en los conocimientos actuales sobre el cerebro y los efectos de la EMTr, los investigadores plantearon la hipótesis de que podrían mejorar la memoria episódica y, de paso, generar objetivos para futuras terapias relacionadas con la memoria.

Los investigadores analizaron primero los datos anteriores de 40 estudiantes universitarios a los que se les había pedido que memorizaran listas de palabras. La mitad de los estudiantes recibieron EMTr lenta sobre la corteza prefrontal dorsolateral izquierda mientras intentaban memorizar las palabras, y la otra mitad recibió EMTr sobre una región de control del cerebro.

En un nuevo experimento, los investigadores recogieron datos de 24 estudiantes universitarios que realizaron una tarea de memoria similar en ambas condiciones de EMTr.

El análisis de ambos conjuntos de datos reveló que el rendimiento de la memoria era mejor para las palabras que se memorizaban mientras se estimulaba el córtex prefrontal izquierdo. Al examinar los datos del EEG registrados durante los experimentos, los investigadores descubrieron que la EMTr lenta aplicada a la región prefrontal provocaba una reducción de la potencia de las ondas de baja frecuencia (beta) en la región parietal del cerebro, que se sabe que está implicada en la atención y la percepción.

Dado que la EMTr lenta inhibe la actividad cerebral, y que la corteza prefrontal inhibe las regiones posteriores del cerebro, van der Plas y sus coautores teorizan que la EMTr lenta desinhibió la actividad de la región parietal, lo que condujo a una mejor codificación de las palabras que se estaban memorizando y, por tanto, a una mejora de la memoria.

"Nuestros resultados electrofisiológicos sugieren que la estimulación frontal afecta a una red más amplia y mejora la formación de la memoria al inhibir las áreas parietales. Se trata de efectos complejos pero interesantes que requieren más experimentos para comprender mejor su base neural. Nos sorprendió bastante ver estos efectos en el primer estudio, que fue diseñado para investigar una cuestión diferente. Por tanto, necesitábamos replicar los efectos en un segundo experimento para ver si esto es real, y efectivamente parece serlo", explican los investigadores.

Contador