Publicado 04/03/2020 7:14:53 +01:00CET

La esterilización a baja temperatura pueden crear un camino para la transmisión de bacterias

Material médico y quirúrgico.
Material médico y quirúrgico. - PIXABAY

   MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El peróxido de hidrógeno vaporizado (VHP) no esterilizó por completo las herramientas quirúrgicas el 76 por ciento de las veces cuando las herramientas se ensuciaron con sales o sangre y no se limpiaron antes de la esterilización, según un estudio publicado 'Infection Control and Hospital Epidemiology', la revista de la Sociedad de Epidemiología de la Atención Médica de América.

   "Si bien la tecnología de esterilización es capaz de matar miles de millones de microorganismos en los instrumentos, algunos procesos de baja temperatura se ven socavados involuntariamente cuando los instrumentos quirúrgicos se limpian incorrectamente antes de la esterilización", advierte William A. Rutala, director del Control de Infecciones Estatales de Carolina del Norte y Programa de Epidemiología.

   Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill simularon el impacto de las proteínas y sales que quedan en las herramientas quirúrgicas antes de la esterilización para evaluar la efectividad de tres tecnologías de baja temperatura, cada vez más necesarias para las herramientas de plástico, en comparación con la esterilización con vapor.

   Los portas de prueba de acero inoxidable, que simulaban herramientas quirúrgicas, estaban sucios con sal y sangre y contaminados con bacterias comunes que se encuentran en entornos de atención médica: 'Pseudomonas aeruginosa', 'Escherichia coli', 'Staphylococcus aureus', Enterococcus resistente a la vancomicina, 'Mycobacterium terrae' o esporas de 'Bacillus atrophaeus', 'Geobacillus stearothermophilus' o 'Clostridioides difficile'. Luego, el equipo se esterilizó con VHP, óxido de etileno (ETO), plasma de gas peróxido de hidrógeno (HPGP) o vapor.

   La técnica con VHP tuvo la tasa de fracaso más alta, 76,3 por ciento, siendo la sal el componente principal que interfiere con esta técnica. HPGP y ETO tuvieron tasas de falla del 1,9 por ciento. La esterilización con vapor, que es la técnica más común utilizada para la esterilización de instrumentos resistentes al calor, fue la tecnología de esterilización más eficaz y resistente sin fallos.

   "Si los instrumentos no se limpian adecuadamente antes de la esterilización y luego se colocan en una tecnología de esterilización a baja temperatura, como el peróxido de hidrógeno vaporizado, existe la posibilidad de fallo --alerta Rutala--. La limpieza efectiva, la eliminación de la suciedad visible y los contaminantes microbianos de los objetos, deben preceder a la esterilización para garantizar que las herramientas estén esterilizadas de manera óptima y completa".

   Los autores señalaron que la limpieza de equipos médicos complejos, como instrumentos quirúrgicos y endoscopios con bisagras, curvas agudas y lúmenes, presenta un desafío especial para la limpieza y la esterilización, ya que podría producirse la acumulación natural de biopelículas en instrumentos médicos y quirúrgicos.