Publicado 18/03/2022 07:51

España fue uno de los países donde la pandemia rebajó más el ánimo a sus ciudadanos

Archivo - Gente paseando por Madrid
Archivo - Gente paseando por Madrid - BRASILNUT1/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un amplio estudio internacional que ha utilizado las redes sociales para medir el grado de afectación de los sentimientos por la crisis del Covid-19 en todo el mundo ha revelado que la pandemia afectó tres o cuatro veces más el ánimo de los ciudadanos que una catástrofe natural, según publican en la revista 'Nature Human Behaviour'. Y, según señalan, España está entre los países donde los ciudadanos experimentaron mayor caída del ánimo.

El nuevo estudio, dirigido por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, intenta cuantificar cuánto deprimió la pandemia el sentimiento público durante los primeros meses, a través de un examen masivo de cientos de millones de mensajes en las redes sociales de unos 100 países.

La investigación, que analiza los términos lingüísticos utilizados en las redes sociales, revela un pronunciado descenso del sentimiento público positivo tras la aparición de la pandemia a principios de 2020, con un subsiguiente retorno gradual y detenido a la situación anterior a la pandemia.

Para poner ese descenso en perspectiva, explican que normalmente, la gente expresa las emociones más optimistas en las redes sociales los fines de semana, y las más negativas los lunes. En todo el mundo, el inicio de la pandemia indujo un giro negativo en el sentimiento 4,7 veces mayor que la brecha tradicional entre el fin de semana y el lunes. Así, los primeros meses de la pandemia fueron como un lunes muy, muy malo, en conjunto, a nivel mundial, para los usuarios de las redes sociales.

"La conclusión es que la pandemia en sí misma causó una enorme carga emocional, de cuatro a cinco veces la variación del sentimiento observada en una semana normal", afirma Siqi Zheng, profesor del MIT y coautor de un nuevo artículo que detalla los resultados del estudio.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores examinaron 654 millones de publicaciones en redes sociales identificadas por su ubicación en Twitter en unos 100 países. Los mensajes aparecieron entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 2020, una fase temprana de la pandemia mundial.

Utilizaron un software de procesamiento del lenguaje natural para evaluar el contenido de las redes sociales y examinaron el lenguaje de las publicaciones del periodo de la pandemia en relación con las normas históricas.

Habiendo estudiado previamente los efectos de la contaminación, el clima extremo y las catástrofes naturales en el sentimiento público, descubrieron que la pandemia producía mayores cambios de humor que esas otras circunstancias.

"La reacción a la pandemia fue también tres o cuatro veces mayor que el cambio en respuesta a las temperaturas extremas --observa Fan--. El impacto de la pandemia es incluso mayor que el de los días en que hay un huracán en una región".

Los mayores descensos del sentimiento se produjeron en Australia, España, el Reino Unido y Colombia. Los países menos afectados por la pandemia en estos términos fueron Bahrein, Botsuana, Grecia, Omán y Túnez.

El estudio también reveló un hecho potencialmente sorprendente sobre las políticas de confinamiento, y es que no parecían tener mucho efecto en el estado de ánimo del público.

"No se puede esperar que los confinamientos tengan el mismo efecto en todos los países, y la distribución de las respuestas es bastante amplia --precisa Fan--.Pero descubrimos que las respuestas se centraron en gran medida en una pequeña reacción positiva. Definitivamente no es el impacto abrumadoramente negativo en la gente que cabría esperar".

En cuanto a la razón por la que la gente podría haber reaccionado así, Zheng apunta que, "por un lado, las políticas de cierre pueden hacer que la gente se sienta segura y no tan asustada. Por otro lado, en un confinamiento cuando no se pueden realizar actividades sociales, es otro estrés emocional. El impacto de las políticas de cierre quizás vaya en dos direcciones", añade.

Dado que muchos factores pueden afectar simultáneamente al sentimiento del público durante un cierre, los investigadores compararon el estado de ánimo de los países durante los cierres con los de características similares que simultáneamente no promulgaron las mismas políticas.

Los investigadores también evaluaron los patrones de recuperación del sentimiento durante el periodo de principios de 2020, y descubrieron que algunos países tardaron hasta 29 días en borrar la mitad de la caída del sentimiento que experimentaron; el 18% de los países no recuperaron su nivel de sentimiento prepandémico.

El nuevo documento forma parte del proyecto Global Sentiment del Laboratorio de Urbanización Sostenible de Zheng, que estudia el sentimiento del público expresado a través de las redes sociales, en lugar de las encuestas de opinión pública.

"El enfoque tradicional es utilizar encuestas para medir el bienestar o la felicidad --explica Zheng--. Pero una encuesta tiene un tamaño de muestra menor y una frecuencia baja. Esto es una medida en tiempo real del sentimiento de la gente".