Publicado 04/03/2021 10:40CET

La enfermedad cardiovascular causó en 2020 casi el 40% de los accidentes laborales mortales

Archivo - Corazón roto, medicina.
Archivo - Corazón roto, medicina. - NUTHAWUT SOMSUK - Archivo

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Casi el 40% de los accidentes laborales mortales que se produjeron en 2020, en concreto el 38,31 por ciento, se debieron a enfermedades cardiovasculares (infartos y derrames cerebrales), según se desprende del avance de la estadística de accidentes de trabajo elaborada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, que sitúa de esta forma a la enfermedad cardiovascular como primera causa de muerte durante la jornada laboral.

Además, según estos datos, en 2020 se produjeron 565 accidentes de trabajo mortales, el 95% de ellos en hombres y el 5% en mujeres. De ellos, 228 se debieron a infartos de miocardio y derrames cerebrales frente a los 194 registrados por estas mismas causas en 2019, lo que supone un incremento del 17,53%.

La Fundación Española del Corazón (FEC) pone el foco en estos datos para recordar que cuidar la salud de los trabajadores resulta hoy más vital que nunca. Tal y como explica el doctor Carlos Macaya, presidente de la FEC, "invertir' en la salud de los trabajadores no solo mejoraría su calidad de vida, sino también la productividad empresarial, una asignatura todavía pendiente en España".

A diferencia de lo que mayoritariamente se puede creer, la enfermedad cardiovascular no afecta solo a la población envejecida, sino que también es muy prevalente entre la población activa. Precisamente, la última Encuesta Nacional de Salud, pone de manifiesto que continúa aumentando la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular metabólicos y de otras enfermedades crónicas entre la población adulta española.

Para mejorar la salud cardiovascular de los trabajadores, la FEC promueve el Programa de Empresas Cardiosaludables (PECS) bajo el convencimiento de que fomentando mejores hábitos de vida e impulsando medidas saludables en el ámbito laboral, se puede prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares. Y es que gozar de una buena salud cardiovascular favorece el desarrollo personal y genera un mayor rendimiento profesional.

Entre las recomendaciones, aconsejan ir al trabajo caminando o en bicicleta es una buena opción para realizar actividad física diariamente; en los trabajos de oficina, evitar estar largos ratos sentados delante del ordenador, por lo que es conveniente levantarse cada dos horas y estirar las piernas para favorecer la circulación.

En el caso de comer fuera de casa, si se lleva la comida preparada hay que procurar que ésta sea saludable y variada; de la misma forma, si la opción es acudir regularmente a restaurantes, es aconsejable pedir verduras, legumbres, fruta y pescado. Además, es importante disminuir los niveles de estrés y desconectar del trabajo durante el tiempo libre.