Publicado 23/05/2022 19:02

El ejercicio es seguro y colabora en la recuperación de los pacientes con cáncer

El ejercicio físico mejora la salud cardiovascular y reduce las complicaciones en pacientes con cáncer
El ejercicio físico mejora la salud cardiovascular y reduce las complicaciones en pacientes con cáncer - UPM

   MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte-INEF de la Universidad Politécnica de Madrid han analizado los efectos de los programas de ejercicio sobre los factores físicos y la seguridad en pacientes adultos con cáncer y trasplante de células madre hematopoyéticas (TCMH) o de médula ósea (BMT).

   Los autores han realizado una búsqueda bibliográfica en las bases de datos de 'PubMed' y 'Web of Science' de los artículos publicados y han realizado una revisión sistemática siguiendo la metodología PRISMA. Para evaluar la calidad de los estudios incluidos, se ha utilizado la escala Physiotherapy Evidence Database (PEDro), basándose, a su vez, en la lista Delphi. Para la muestra se han tomado como referencia 25 estudios de ensayos controlados aleatorios que englobaban un total de 1.434 pacientes.

   A la vista del análisis, los investigadores concluyeron que las intervenciones del programa de entrenamiento son seguras y producen cambios positivos en la aptitud cardiorrespiratoria, la fuerza muscular, y el estado de movilidad funcional en pacientes adultos con cáncer y trasplante de células madre hematopoyéticas o de médula ósea.

   "Solo tres pacientes de los 711 participantes en las intervenciones (es decir, 0,42 %) informaron de eventos adversos relacionados con los programas de entrenamiento. Además, tienen un efecto saludable en la prevención y control de las complicaciones del trasplante, mejorando la calidad de vida", han explicado los autores del estudio, Txomin Pérez y Erica Morales.

   Los resultados han demostrado, a juicio del autor de la investigación, Jorge Lorenzo, que los programas de entrenamiento supervisados pueden tener un efecto protector cardiológico y muscular, así como en la mejora de los niveles de fuerza, potencia y movilidad.

   Para los investigadores, la importancia de la investigación radica en que demuestra que las intervenciones de los programas de entrenamiento son clínicamente relevantes, y que es necesario aplicarlas de forma generalizada en este tipo de pacientes.

   "Nuestro trabajo muestra que un programa de entrenamiento supervisado y controlado puede mejorar la calidad de vida y las perspectivas de recuperación de los pacientes, por lo que sería muy recomendable que las autoridades y las instancias con capacidad de decisión apostasen por incluirlas en los tratamientos de manera más generalizada", ha concluido Alejandro San Juan profesor del Departamento de Salud y Rendimiento Humano del INEF-UPM.

Más información