Publicado 15/02/2021 17:17CET

La duración del delirio predice tanto la mortalidad como la discapacidad seis meses después del alta hospitalaria

Un enfermo en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. El hospital, inaugurado el pasado 1 de diciembre, ha superado ya los 801 pacientes de COVID-19 y los ingresados en la Unidad de Cuidados In
Un enfermo en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. El hospital, inaugurado el pasado 1 de diciembre, ha superado ya los 801 pacientes de COVID-19 y los ingresados en la Unidad de Cuidados In - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El delirio, una forma de disfunción cerebral aguda, está muy extendido en pacientes críticamente enfermos en hospitales de menores recursos, y la duración del delirio predijo tanto la mortalidad como la discapacidad seis meses después del alta, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en EEUU.

El estudio, publicado en 'Plos One', y realizado en colaboración con socios en Zambia, evaluó a 711 pacientes en estado crítico hospitalizados. El delirio ocurrió en el 48,5 por ciento, y los hallazgos arrojan luz sobre el impacto del delirio en la recuperación de un paciente, e incluso si es probable que un paciente viva o muera.

Los investigadores recuerdan que ha habido datos limitados sobre la prevalencia y los resultados del delirio en países de ingresos bajos y medianos, a pesar de que existe un gran número de pacientes en estado crítico. La mitigación del delirio y el apoyo posagudo de los pacientes con delirio es una preocupación de salud pública creciente en los EEUU y Europa a medida que el número de pacientes en las unidades de cuidados intensivos aumentó con el aumento de los casos de COVID-19.

"Existe una necesidad imperiosa insatisfecha de comprender qué sucede con los cerebros de las personas en enfermedades graves en los países de ingresos bajos y medianos, así como con el VIH en todos los entornos. La necesidad ahora es urgente debido a la pandemia de COVID-19. El delirio se ha convertido en la epidemia dentro de la pandemia, y es el predictor más fuerte de deterioro cognitivo adquirido a largo plazo después de una enfermedad crítica. Estos son temas básicos que preocupan a la gente: ¿viviré o moriré y si vivo, cómo seré como persona", señala Wesley Ely, MD, MPH, codirector del Centro de Enfermedades Críticas, Disfunción Cerebral y Supervivencia en VUMC y autor principal.

Los pacientes con delirio tuvieron una mortalidad a los seis meses más alta, 44,6 por ciento, que los pacientes sin delirio que tuvieron una mortalidad a los seis meses del 20,06 por ciento. En comparación con la ausencia de delirio, la presencia de 1, 2 o 3 días de delirio predijo mayores probabilidades de mortalidad a los seis meses de 1,43, 2,20 y 3,92, respectivamente. Se encontró una relación similar entre la duración del delirio y las probabilidades de una discapacidad peor a los seis meses, evaluada mediante el Programa de evaluación de la discapacidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio se ajustó por edad, sexo, educación, ingresos, puntaje de gravedad de la enfermedad de la evaluación vital universal (UVA), estado del VIH y tratamiento antituberculoso actual en pacientes adultos que hablaban inglés, nyanja o bemba en el University Teaching Hospital, un hospital de referencia nacional en Lusaka en Zambia, con alrededor de 17.500 ingresos agudos al año.

La prevalencia del VIH en la cohorte del estudio fue del 45,4 por ciento, mientras que el 27,2 por ciento de los participantes tenían antecedentes de tuberculosis, lo que sugiere que el delirio es un problema clínico importante que afecta la vida de los pacientes hospitalizados con VIH y tuberculosis en África subsahariana. La alta mortalidad y discapacidad asociadas con el delirio en esta población de pacientes vulnerable desde el punto de vista médico y socioeconómico pone de relieve un problema de salud mundial urgente.

"La disfunción cerebral aguda puede tener una variedad de factores, pero sabemos que el delirio en sí mismo puede conducir a malos resultados. En otras partes del mundo, el delirio se reconoce como un importante problema de salud pública, mientras que en las comunidades de menores recursos la magnitud del problema ha sido oscurecido por problemas de extrema urgencia como el VIH, la malaria y la tuberculosis. Nuestra investigación sugiere que está muy extendido y puede presentar una oportunidad para mejorar la vida de los pacientes críticamente enfermos en los países de ingresos bajos y medianos en el futuro, así como para defender equidad en la atención crítica durante la pandemia de COVID-19", añade Justin Banerdt, residente de medicina interna en la Facultad de Medicina de Yale y autor correspondiente que dirigió el estudio sobre el terreno en Zambia.

El siguiente paso es ver qué intervenciones son efectivas en hospitales con recursos limitados. "La conclusión es que el delirio debe tratarse junto con el problema subyacente y determinante. Es un mensaje importante que debe ser un llamado a la acción para que podamos salvar y mejorar más vidas", concluye Douglas Heimburger, profesor de Medicina y cuerpo docente principal del Instituto Vanderbilt para la Salud Global.