Actualizado 13/12/2011 12:44 CET

Dos millones de personas se vacunarán en Chad contra la meningitis A, según la OMS

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Dos millones de personas se vacunarán en Chad contra la meningitis A, la primera causa de meningitis epidémica en África Subsahariana, en el marco de una campaña masiva de inmunización que cubrirá a un total de 25 países del cinturón africano de esta enfermedad. Camerún y Nigeria comenzaron ya sus campañas la semana pasada, mientras que Mali y Niger están completando las que comenzaron el año pasado.

La meningitis meningocócica es una forma bacteriana de meningitis, una infección grave del delgado revestimiento que rodea el cerebro y la médula espinal y que puede causar daños cerebrales severos y es mortal en la mitad de casos sin tratamiento.

El meningococo A causa entre el 80 y el 85 por ciento de los casos que se dan en el cinturón de la meningitis del África Subsahariana, que va desde Senegal en el oeste hasta Etiopía en el este, un área donde se dan epidemias cada 7 a 14 años.

En la estación epidémica de 2009, un total de 14 países africanos registraron 88.199 posibles casos, entre los que hubo 5.352 muertes, el mayor número de fallecimientos desde la epidemia de 1996.

Según recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), "la enfermedad meningocócica es potencialmente mortal y debería ser vista siempre como una emergencia médica". "Los afectados deben ingresar en un hospital o centro de salud, aunque no es necesario su aislamiento. Se debe iniciar con ellos un tratamiento apropiado con antibióticos lo antes posible", indican.

"Varios antibióticos sirven para tratar esta infección, entre ellos la penicilina, la ampicilina, cloranfenicol y ceftriaxona. En las condiciones epidémicas en áreas de África con recursos e infraestructuras sanitarias limitadas, el cloranfenicol oleoso o la ceftriaxona son los fármacos de elección, porque una única dosis es efectiva contra la meningitis meningocócica", señalan.

Para prevenir, hay tres tipos de vacunas disponibles: las vacunas polisacáridas, disponibles hace 30 años para proteger frente a esta enfermedad; las vacunas polisacáridas para el grupo B, usadas en países como Cuba, Noruega o Nueva Zelanda para controlar epidemias concretas; y las vacunas meningocócicas conjugadas contra el grupo C, ampliamente utilizadas desde 1999.

"En diciembre de 2010, una nueva vacuna conjugada meningocócica A se introdujo a nivel nacional en Burkina Faso y algunas regiones de Mali y de Niger. Después, estos países registraron en 2011, las menores cifras de casos de meningitis A confirmados que se han registrado durante una estación epidémica, apuntan.

"Otros países del cinturón africano de la meningitis se están preparando para introducir la vacuna. En 2011, Camerún, Chad y Nigeria comenzaron a utilizar la vacuna en regiones seleccionadas mientras que Mali y Niger completan ya sus campañas nacionales", añaden.

Según la OMS, "se espera que los 25 países del cinturón africano de la meningitis puedan utilizar ya esta vacuna para 2016". "Se confía en conseguir una alta cobertura en el grupo de población de entre 1 y 29 años para eliminar las epidemias por meningococo A de esta región de África", concluyen.