Actualizado 22/12/2010 19:55 CET

Dos de cada tres hipertensos que roncan sufren apnea del sueño

Dispositivo CPAP para apnea del sueño
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 64 por ciento de las personas que padecen hipertensión arterial y roncan sufre además apneas en el sueño y la mayoría de ellos están sin diagnosticar ni tratar, según los resultados de un estudio realizado por el Grupo Español del Sueño (GES) que contó con la participación de un total de 340 pacientes.

El objetivo del ensayo, publicado por el 'British Medical Journal' era demostrar que el tratamiento con presión continua de las vías aéreas (CPAP, por sus siglas en inglés) era capaz de reducir las cifras de presión arterial en comparación con la administración de un placebo (un aparato en todo igual a la CPAP pero que no suministraba ninguna presión).

Para ello, a todos los pacientes se les analizó la presión arterial mediante el empleo de un monitor que tomaba medidas a lo largo de 24 horas cada 15 minutos durante el día y cada 30 minutos durante la noche. Además, a todos los pacientes se les realizó un estudio completo de sueño para estudiar sus apneas. Ambos grupos (CPAP y placebo) fueron seguidos durante tres meses momento en el cual se repitieron las medidas de presión arterial durante 24 horas.

De este modo, el estudio demostró de manera clara que en el grupo de pacientes tratado con CPAP, comparado con el grupo tratado con placebo, la presión arterial se redujo una media de unos 2 milímetros de mercurio (mmHg). Esta reducción fue mayor para los pacientes que usaban la máquina de CPAP más horas durante la noche y en algunos casos superó la cifra de 4 mmHg.

Una reducción de entre 2 y 4 mm Hg es capaz de disminuir el riesgo de enfermedad coronaria o cerebrovascular hasta un 25 por ciento en los próximos 5 años, aseguran desde el GES. Así, las conclusiones de la investigación determinan que el tratamiento con CPAP debería ser considerado como una opción de tratamiento para pacientes con hipertensión arterial y apneas del sueño, aunque no tengan síntomas de somnolencia.