Actualizado 20/04/2010 18:50:34 +00:00 CET

El 'Discovery' trae a la Tierra un experimento sobre la 'gripe en microgravedad' que padecen gran parte de astronautas

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El transbordador espacial 'Discovery', que aterrizó en torno a las 15.00 horas de la tarde (hora peninsular española) en el Centro Espacial Kennedy en Florida (Estados Unidos), ha traído a la Tierra un experimento sobre la 'gripe en microgravedad', que padecen gran parte de los astronautas.

Concretamente, la mitad de los astronautas que viajaron en las misiones 'Apollo' al espacio, entre los años 60 y los 70, regresaron al planeta con infecciones que cogieron durante el vuelo al espacio o inmediatamente después.

Así, la astronauta sexagenaria y bióloga molecular del UC San Francisco, Millie Hughes-Fulford, ha esperado la llegada de 16 ratones que han vivido dos semanas en el 'shuttle' 'Discovery', como parte de un experimento que ella misma diseñó para averiguar de qué forma se comporta el sistema inmune durante los vuelos espaciales.

Los roedores han permanecido en pequeños contenedores climáticamente controlados y dispuestos a lo largo de todo el transbordador. El equipo de científicos analizará la forma en que los glóbulos blancos del ratón responden a infecciones simuladas durante el vuelo o a su vuelta, y comparará los resultados con los obtenidos al realizar las mismas pruebas con ejemplares de la Tierra.

Estudios previos dieron la oportunidad a Hughes-Fulford de verificar que un tipo de glóbulos blancos funciona de manera incorrecta durante el periodo de vuelo. "Encontramos que dependen de la gravedad y con la vuelta de estos ratones sabremos de qué forma exactamente estos cambios se producen", apuntó.

ENFERMEDADES EN ASTRONAUTAS

Por otro lado y según explica el rotativo 'The Mercury News', el también investigador de la NASA Eduardo Almeida envió millones de células de ratones en el mismo vuelo, con el objetivo de encontrar fórmulas para curar las enfermedades que padecen los astronautas después de vivir en la órbita. Generalmente, las personas que viven en el espacio tienen problemas por radiación o pérdida de masa ósea, entre otros factores.

Ambos proyectos tienen el objetivo final de perseverar la salud del ser humano en el espacio para que en un futuro se pueda viajar hasta Marte o el más allá. Además, los resultados de estas investigaciones podrían ser aplicados a problemas sanitarios que padecen los terrestres.

"Hemos encontrado que el sistema inmune se contiene cuando carece de gravedad", señaló Almeida, al tiempo que explicó que las enfermedades que contraen los astronautas son similares a las dolencias musculares y óseas que padecen los pacientes terrestres con parálisis o que se encuentran en estado de coma.

Asimismo, agregó que los astronautas sufren un debilitamiento de su sistema inmune, de igual forma que los seres humanos corrientes padecen con el envejecimiento. De hecho, Huges-Fulford apunta que ella misma ha conocido a jóvenes astronautas que tras volver del espacio han padecido numerosos herpes, "un hecho que generalmente tiene lugar en las personas que pasan los 60", indicó.

En la actualidad, los científicos buscan de qué forma los tripulantes al espacio pueden aprovechar de la mejor manera posible su estancia en el espacio, y esto conlleva vigilar su salud y evitar un deterioro físico como consecuencia de la falta de gravedad.

De hecho, los astronautas tienen un horario todos los días milimétricamente estudiado y que precisa qué deben casi en cada minuto durante su estancia en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).