Publicado 05/04/2021 18:01CET

La dieta baja en calorías y el ejercicio leve mejoran la supervivencia de los jóvenes con leucemia

Archivo - Dieta sana
Archivo - Dieta sana - HOSPITAL LA LUZ - Archivo

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La dieta baja en calorías y el ejercicio leve mejoran la supervivencia de los jóvenes con leucemia linfoblástica aguda, el cáncer infantil más común, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo por investigadores de la University of California y del Children's Hospital Los Angeles (Estados Unidos).

En concreto, los expertos han observado que los pacientes que redujeron su ingesta de calorías en un 10 por ciento o más y adoptaron un programa de ejercicio moderado inmediatamente después de su diagnóstico tenían, en promedio, un 70 por ciento menos de probabilidades de tener células leucémicas persistentes después de un mes de quimioterapia que aquellos que no estaban a dieta.

Las células cancerosas persistentes en la médula ósea, que es más probable que se encuentren en personas con sobrepeso, se asocian con una peor supervivencia y un mayor riesgo de recaída, lo que a menudo conduce a tratamientos más intensos como trasplantes de médula ósea e inmunoterapia.

"Probamos una dieta muy suave porque era la primera vez que la probamos, y el primer mes de tratamiento ya es muy difícil para los pacientes y sus familias. Pero incluso con estos cambios leves en la dieta y el ejercicio, la intervención fue extremadamente eficaz para reducir la posibilidad de tener leucemia detectable en la médula ósea", han dicho los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista 'Blood Advances'.

Como parte del ensayo clínico, que se llevó a cabo en el Children's Hospital Los Ángeles, los investigadores trabajaron con dietistas registrados y fisioterapeutas para crear intervenciones personalizadas de 28 días para 40 jóvenes de entre 10 y 21 años que fueron diagnosticados recientemente con leucemia linfoblástica aguda.

La intervención fue diseñada para reducir la ingesta de calorías de los participantes en un mínimo del 10 por ciento con el fin de reducir tanto la ganancia de grasa como la pérdida de masa muscular. El componente de actividad física incluyó un nivel objetivo de 200 minutos por semana de ejercicio moderado.

Los resultados mostraron una disminución en la ganancia de grasa entre las personas con sobrepeso y obesidad, así como una mejor sensibilidad a la insulina y un aumento en la hormona beneficiosa adiponectina, que participa en la regulación de la glucosa, y descomponer los ácidos grasos.

Lo más importante es que los investigadores encontraron una disminución del 70 por ciento en la probabilidad de tener células leucémicas persistentes en la médula ósea, conocida médicamente como enfermedad mínima residual, en comparación con un grupo de control histórico.

"Esperábamos que la intervención mejorara los resultados, pero no teníamos idea de que sería tan eficaz. Realmente no podemos agregar quimioterapias más tóxicas a la intensa fase de tratamiento inicial, pero esta es una intervención que probablemente no tiene efectos secundarios negativos. De hecho, esperamos que incluso pueda reducir las toxicidades causadas por la quimioterapia", han zanjado los expertos.

Contador

Para leer más