Publicado 08/10/2021 08:12CET

Dientes de leche: cuándo se caen y qué hacer

Archivo - Dientes de leche, niño con diente en la mano
Archivo - Dientes de leche, niño con diente en la mano - ISTOCK - Archivo

   MADRID, 8 Oct. (EDIZIONES) -

   Es típico en la primera infancia la llegada del ratoncito Pérez con la caída de los dientes de leche. Por desgracia, en muchas familias son los grandes olvidados cuando cumplen con funciones súper importantes de cara al desarrollo de la dentadura adulta y definitiva.

   Según explica la doctora en Odontología y especialista en Odontología infantil y Estética, con más de 20 años de experiencia, la doctora Mónica Miegimolle, los dientes de leche tienen diferentes funciones:

   ·Función masticatoria: dependiendo de la forma de cada diente temporal unos cortan, otros desgarran, otros trituran, por ejemplo, y siempre con la finalidad de la alimentación del niño.

   ·Función de deglución: la lengua de apoya en la parte posterior de los dientes superiores para facilitar la deglución del bolo alimenticio.

   ·Función fonatoria: gracias a ellos, se facilita la pronunciación de las consonantes que requieren del apoyo de la legua en la parte posterior de los incisivos temporales superiores o fricativas en las que intervienen el conjunto dientes-labio-lengua.

   ·Mantienen el espacio de la arcada que será ocupado posteriormente con el diente sucesor permanente, por lo que si se pierde el diente temporal prematuramente (bien por caries, bien por traumatismo bien por otras razones, agrega) se debe valorar la colocación de un mantenedor de espacio que evitará que se muevan el resto de dientes adyacentes y se pierda el espacio para que erupcione el diente permanente en el lugar que le corresponde.

   ·Función estética.

   Por su parte, la también odontopediatra y profesora de Odontología infantil la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad Europea de Madrid, la doctora Eva María Martínez, indica sobre la caída de los dientes de leche que las fechas de caída son orientativas, ya que hay niñas que comienzan el recambio a los 4 años, y otros niños que a los 8 años aún no han cambiado ningún diente, "por lo que el rango de normalidad en la caída de los dientes temporales es muy amplio". "Suele comenzar alrededor de los 6 años, aunque existe un ligero adelanto en las niñas con respecto a los niños", agrega.

QUÉ HACER ANTE LA CAÍDA DE UN DIENTE DE LECHE

   Por otro lado, las doctoras recuerdan que existe la creencia de que no se debe mover el diente temporal con los dedos, pero no es así: "Cualquier ayuda es buena para facilitar la caída, comer bocadillos, fruta a mordiscos, y permitir la erupción del sucesor permanente. Eso sí, "siempre que los dedos de los niños estén correctamente limpios para evitar sobre infecciones".

   Además, Miegimolle resalta que en estas fases se debe cuidar especialmente la higiene a ese nivel, ya que el niño nota molestias al pasar el cepillo por la zona ligeramente inflamada que rodea al diente. "Se debe cepillar con más cuidado pero asegurando que la zona quede perfectamente limpia, y así evitar el acúmulo de restos de comida que agraven la inflamación de la encía a ese nivel", agrega.

   Por su parte, Martínez subraya la idoneidad de que los niños acudan al odontopediatra por primera vez antes de cumplir el año de vida, para establecer el programa individualizado de las revisiones y de las recomendaciones higiénico-dietéticas para el hogar.

   "Los odontopediatras recomendamos que los padres/tutores/cuidadores realicen un repaso del cepillado hasta más o menos los 8 años de edad, ya que aún no poseen la habilidad motora suficiente para hacerlo solos", destacan las especialistas.

   En este repaso, se debe vigilar que no se esté produciendo la erupción del diente permanente por un lugar indebido (ya sea por delante, detrás o al lado del diente temporal). "Quizá sea necesario acudir al odontólogo infantil para realizar la extracción del diente temporal para facilitar la correcta erupción y colocación del diente permanente", concluyen Martínez y Miegimolle.

Contador