Publicado 13/03/2020 8:29:47 +01:00CET

Día Mundial del Sueño: Melatonina en bebes que no duermen: ¿Puede ser peligroso para su salud o es efectivo?

Bebé, cuna insomnio, dormir
Bebé, cuna insomnio, dormir - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ARTFOLIOPHOTO - Archivo

   MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Recientemente está apareciendo en televisión un anuncio que afirma que el sueño de los bebés puede mejorar gracias al suministro de unas gotas de melatonina, un frasco que está de venta libre en farmacias. ¿Cómo es el sueño de un niño?¿Es normal que se despierte por las noches? ¿Son efectivas estas gotas?¿Y peligrosas para su salud?

   Para ello, el doctor Gonzalo Pin Arboleda, coordinador del Grupo del Sueño y Cronobiología de la Asociación Española de Pediatría (AEP) revela, en una entrevista con Infosalus, que por lo menos hasta los 5 años es normal que los niños se despierten por la noche, pero todo con matices, claro.

   En primer lugar, el experto precisa que el sueño de un bebé menor de 6 meses tiene un ritmo que llamamos 'ultradiano', que está muy relacionado con su ritmo de alimentación. Esto significa, según indica, que un bebé menor de 6 meses se va a despertar aproximadamente cada 3 horas.

   "Poco a poco va alargando este período a partir de los 4-6 meses. De tal manera que para un bebé dormir toda la noche es dormir como máximo 5 horas de manera seguida. Es por ello que los padres de un niño sano menor de un año duermen por término medio entre 1 y una hora y media menos de lo que dormían antes de ser padres y eso, a pesar de que a partir de los 6 meses la mayoría de los bebés realizan su sueño en horarios muy parecidos (no iguales) a los horarios de sus familias", remarca.

   Así, uno de los mayores expertos en sueño infantil de España pide diferenciar el sueño de los niños según la edad. Y es que a partir del año, y hasta los cinco, subraya que es fisiológico que los menores se despierten entre 1 y 2 veces, y a partir de esa edad 1 despertar nocturno está dentro de los parámetros de la normalidad.

   Entonces, ¿en qué momento los padres deben plantearse que su hijo tiene un problema para dormir? El doctor Pin lo tiene claro: Si al día siguiente el menor está irritable o soñoliento, y esto se asocia a que durante la noche ha estado más de 60 minutos despierto, o le ha costado dormirse más de 30-40 minutos.

   Por tanto, es normal que los niños se despierten por la noche, y no por regla general tienen que dormir toda la noche seguida, como así presumen muchas madres. No obstante, muchos padres, sin consultar con su pediatra previamente, y dentro de esa desesperación porque sus hijos no duerman toda la noche seguida, están comprando en la farmacia gotas de melatonina que ven por televisión y que están de venta libre en farmacias, convencidos de que esa es la solución, cuando en realidad desconocen sus consecuencias.

   La melatonina es una neurohormona que en su mayoría es originaria del reloj biológico que todos tenemos en un área del cerebro (núcleo supraquiasmático). Es decir, nuestro propio cuerpo ya la fabrica. Durante el día su presencia en sangre es muy baja y se incrementa a partir del atardecer, según añade el miembro de la AEP. Es más, es la neurohormona que indica a cada una de las células de nuestro organismo que está llegando la hora de dormir, y por eso le llaman 'la hormona del sueño'.

   Ahora bien, ¿hasta qué punto puede ser perjudicial para la salud el dar a los niños que 'duermen mal' esa melatonina, una hormona que ya de por sí el cuerpo fabrica? El doctor Pin explica en este sentido que el problema no es la melatonina en sí. "El problema es que la melatonina es una neurohormona que actúa dentro de las células (es decir debemos tenerle mucho respeto) y además es una hormona cronoreguladora (regula nuestros relojes internos) más que hipnótica ( iniciadora del sueño), por lo que es muy importante individualizar su uso para saber a qué hora la debería administrar a cada niño en particular", advierte.

Aquí destaca que "no es cierto" que al dar melatonina exógena se inhiba la secreción de la melatonina endógena, "al organismo le gusta más lo propio que lo externo". Por ello, a la hora de dar a un niño melatonina para dormir mejor este experto resalta que es imprescindible el diagnóstico médico previo de la situación.

   "Las dificultades para dormir sabiendo como duermen los niños y su despertares normales no son el diagnóstico, son el síntoma de que algo no está marchando como toca. Primero el médico tiene que diagnosticar y luego tratar: un mal o inexistente diagnóstico conlleva un mal tratamiento", advierte el también jefe de Pediatría del Hospital Quirónsalud de Valencia.

   Por ello, según insiste, la melatonina no debería utilizarse como único tratamiento y es necesario acompañarla de una mejora de la higiene de sueño, del ambiente donde duerme el niño, de cuando es alimentado, de cuando está expuesto a la luz natural, o cuando realiza actividad física, por ejemplo.

   "Lo importante es cuándo debo darla (según la hora del reloj biológico de cada persona) y para ello el médico dispone de herramientas (agenda de sueño) que le permiten saber esa hora y, en función del diagnóstico, administrarla a una hora determinada. A veces incluso hasta 4 horas antes de la hora que deseamos se inicie el sueño. En general no más de 3-4 semanas y luego reevaluar la situación. No es tan simple, es necesario diagnosticar e individualizar", añade el especialista en trastornos del sueño.

   Así con todo, el coordinador del Grupo del Sueño y Cronobiología de la Asociación Española de Pediatría resalta que "sin duda" la melatonina se debe administrar bajo prescripción médica. "Estamos hablando de una neurohormona para la que casi todos nuestros órganos tienen receptores. Es decir, cuando doy melatonina a un niño no sólo la estoy dando a su reloj biológico, la estoy dando a todo su organismo, y por ello su uso debe estar controlado por un facultativo experto en el tema", reitera el experto.

   En el caso de que un bebé no duerma bien, el doctor Pin señala que lo primero que hay que hacer es conocer a ese bebé y a su familia y después diagnosticar si existe o no un problema de sueño. En caso de que exista realmente un problema de sueño se debe individualizar el tratamiento, según defiende.

   Asimismo, y para los padres, señala que los bebés siempre deben recibir la atención. "Lo importante es saber cómo debe ser esa atención y eso lo sabremos tras una evaluación global de la situación. Como en otros procesos o situaciones no existen baritas mágicas ni soluciones universales", sentencia.

Contador