Descubren un nuevo compuesto que podría ser útil para fármacos contra el glioblastoma

Publicado 21/10/2019 14:57:56CET
La administración del compuesto 10580 provoca que los GIC humanos (rojos) trasplantados en ratones sufrieran apoptosis, un tipo de muerte celular (verde).
La administración del compuesto 10580 provoca que los GIC humanos (rojos) trasplantados en ratones sufrieran apoptosis, un tipo de muerte celular (verde). - HOKKAIDO UNIVERSITY

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Hokkaido (Japón) han identificado un compuesto que puede matar las células iniciadoras de glioblastoma resistentes a la quimioterapia (GIC, por sus siglas en inglés), lo que aumenta las esperanzas de producir fármacos capaces de erradicar los tumores refractarios con baja toxicidad.

A pesar de los esfuerzos de muchos científicos, el pronóstico de la mayoría de los pacientes con glioblastoma que se someten a quimioterapias y radioterapias sigue siendo malo. Este tipo de tumor tiene una mediana de supervivencia de aproximadamente 15 meses. Una de las razones es la falta de métodos para erradicar sus células madre cancerosas, conocidas como GIC, que demuestran tumorigenicidad (capacidad para formar tumores) y resistencia a las quimioterapias y radioterapias.

En su estudio, publicado en la revista 'Neuro-Oncology', este grupo de investigación han cultivado con éxito GIC humanas resistentes a la temozolomida (TMZ), un fármaco estándar utilizado para tratar el glioblastoma. Después, llevaron a cabo una prueba de detección de medicamentos de alto rendimiento para identificar un compuesto que pueda matar o infligir daño específicamente a los GIC, no a las células normales como las células madre neuronales y los astrocitos.

Su compuesto, denominado 10580, fue capaz de matar o infligir daños a los GIC. El grupo de investigación identificó que el compuesto inhibía la actividad de la dihidroorotato deshidrogenasa, una enzima esencial para la síntesis de pirimidina que se encuentra en la membrana interna de la mitocondria.

Mientras se analizaba la eficacia del compuesto, también se descubrió que el compuesto disminuía la expresión de los factores de las células madre en los GIC, desentrañando una parte de su mecanismo molecular. Además, el compuesto fue administrado por vía oral a ratones portadores de tumores, lo que confirmó su fuerte eficacia anticancerosa. Los ratones no mostraron toxicidad visible, lo que sugiere que el compuesto no es tóxico para las células normales.

"El compuesto es un candidato prometedor para desarrollar medicamentos contra el glioblastoma y otros cánceres recurrentes. Se necesitan más desarrollos tecnológicos de un sistema de administración de medicamentos que puedan cruzar la barrera hematoencefálica", reconoce el líder del trabajo de investigación, Toru Kondo.

Contador

Para leer más