Publicado 22/09/2021 08:15CET

Descubren un método original para fomentar la vacunación y la mascarilla

Archivo - Adolescentes con mascarillas.
Archivo - Adolescentes con mascarillas. - LEOPATRIZI/ISTOCK - Archivo

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos investigadores de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, han descubierto un método que, según aseguran, motiva con éxito a las personas para que pidan cita para vacunarse y sigan sistemáticamente medidas como el distanciamiento social y el uso de mascarillas, según publican en la revista 'Basic and Applied Social Psychology'.

"Creemos que estamos ante algo único que no se ha probado todavía en el contexto de la COVID --asegura Joel Cooper, profesor de psicología de Princeton--. No dejaba de pensar que hay un grupo de personas al que los anuncios de servicio público nunca van a llegar, porque ya están de acuerdo. Puede que no sean los más entusiastas, pero ya están de acuerdo en que las vacunas son buenas, y la gente debería tomarlas. Pero son ellos los que encuentran excusas, esas son las personas a las que no se va a llegar con los otros métodos que hay, pero a las que se puede llegar con nuestro método".

En lugar de dirigirse a la minoría de personas que insisten en que nunca se vacunarán, Cooper y su estudiante de posgrado Logan Pearce se centraron en individuos cuyas acciones no coinciden con sus creencias declaradas. En total, estudiaron a 101 participantes.

"Persuadir a los restantes escépticos es extremadamente importante, pero los datos ponen de relieve una historia más desconcertante y alarmante --resalta Cooper--. En un estudio reciente, entre el 80 y el 90% de los adultos estaban de acuerdo en que el uso de la mascarilla es un método eficaz para prevenir el contagio del COVID-19, pero sólo el 50% de los encuestados dijo que "siempre" o incluso "casi siempre" se ponía una mascarilla cuando estaba en contacto estrecho con otras personas. Es fundamental conseguir que la gente se comporte de acuerdo con las directrices, no sólo que crea que son lo correcto".

"Me encantaría convencer a los antivacunas, pero sinceramente no sé qué puede convencerles en este momento --reconoce Pearce, estudiante de posgrado en psicología y primer autor del artículo--. Pensé: 'Es más fácil convencer a la gente que ya piensa que es lo correcto, pero que todavía no lo hace'".

Investigaciones anteriores habían descubierto que inducir la disonancia cognitiva -pedir a las personas que mantengan en mente dos cosas contradictorias al mismo tiempo- puede ser una herramienta eficaz para fomentar cambios de comportamiento.

Pearce y Cooper crearon disonancia cognitiva en los participantes de su investigación animándoles primero a defender una postura de salud pública -como "Es importante llevar mascarillas" o "Las vacunas nos ayudarán a acabar con la pandemia"- y pidiéndoles después que recordaran las ocasiones en las que no habían actuado de acuerdo con esa actitud. Los seres humanos se sienten incómodos con la disonancia cognitiva, y la forma más fácil de aliviar ese malestar es cambiar los comportamientos para que sean coherentes con las actitudes.

Algunos estudios han descubierto que la parte de mindfulness por sí sola -animar a la gente a recordar cuándo sus acciones no coinciden con sus creencias- puede cambiar los comportamientos, pero Cooper no ha encontrado pruebas de ello en su propio trabajo. La parte de la defensa, que consiste en argumentar enérgicamente a favor de la creencia o el comportamiento, es vital, señala. Sin ella, dijo, el trabajo de mindfulness puede inclinar la balanza de forma contraproducente.

"La gente se forma una opinión de sí misma, basada en su comportamiento --explica--. Si le dices a la gente: 'Bueno, recuerda cuando no hacías esto', ya sea ir al gimnasio o llevar una máscara, no debería sorprender que digan: 'Sí, supongo que soy el tipo de persona que no hace esto. Supongo que no hago ejercicio, no me pongo una mascarilla, voy a la tienda sin llevarla. No era mi intención, pero esto debe ser lo que soy'. Así que para mí, la idea de simplemente recordarse a sí mismo, si se quiere, el 'mal comportamiento', o el comportamiento contrario a sus actitudes, no me sorprende que no funcione".

Su investigación se realizó en dos oleadas, con datos recogidos con una semana de diferencia. Durante la primera sesión, los participantes del grupo de la prueba de disonancia cognitiva primero abogaron por el cumplimiento sistemático de los protocolos de seguridad y luego se les pidió que recordaran las ocasiones en las que habían actuado de forma insegura o habían evitado vacunarse cuando tenían la oportunidad.

Otros voluntarios fueron asignados a uno de los tres grupos de control: sólo defensa, sólo atención plena o ninguno. Los participantes de los tres grupos vieron un breve vídeo en el que se animaba a llevar una máscara y a adoptar otras medidas contra la COVID-19.

Una semana después, los investigadores evaluaron los comportamientos de los participantes. Los miembros del grupo de disonancia cognitiva eran mucho más propensos, durante la semana intermedia, a cumplir las directrices y a acudir a las citas de vacunación que los participantes de uno de los grupos de control.

Pearce encontró a los 101 participantes a través de la herramienta online Prolific, mientras trabajaba a distancia en su casa cerca de Atlanta. Los participantes tenían edades comprendidas entre los 18 y los 67 años y procedían de 18 países, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, Polonia y Portugal.

Gran parte de esta investigación se realizó antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles, por lo que Cooper y Pearce se centraron en gran medida en el uso de la máscara y el distanciamiento social. Al iniciar el estudio, decidieron añadir algunas preguntas sobre si los participantes habían concertado o tenían intención de concertar una cita para vacunarse.

Pearce y Cooper están buscando formas de aplicar sus conclusiones de forma generalizada, induciendo la disonancia a mayor escala. "Quiero que este proyecto llegue más allá del ámbito académico, que realmente marque la diferencia", afirma Pearce.

Sugiere celebrar concursos en los que la gente compita escribiendo o grabando argumentos convincentes para vacunarse, ya sea mediante un vídeo, un ensayo, un poema o un dibujo. Entre los esfuerzos similares se encuentran el 'Concurso publicitario Wear a Mask New York' y el 'Concurso de vídeo Mask Up Alabama'.

Lo que diferencia a su concurso es el segundo paso: incluir la conciencia. Las reglas requerirían que los concursantes incluyeran recuerdos de las veces que no siguieron realmente las directrices del COVID-19, como por ejemplo, la elección de renunciar a una vacuna cuando había una disponible. Admitirlo hará más probable que el participante en el concurso cambie sus propios comportamientos y animará a otros a tomar mejores decisiones.

Para los líderes de la comunidad que no quieran organizar un concurso, Pearce y Cooper tienen otras ideas. Un grupo religioso podría sugerir a sus miembros que realicen el ejercicio como un acto de servicio público, por ejemplo.

Pero sea cual sea el enfoque que se adopte, la combinación de ambos es la clave, apunta Pearce. "Puedo utilizar la disonancia cognitiva en mi vida para cambiar mi propio comportamiento, y quiero ayudar a otras personas a hacerlo también", concluye.