Publicado 19/03/2020 7:49:44 +01:00CET

Describen una nueva afección en supervivientes de cáncer

Científica, laboratorio, investigadora
Científica, laboratorio, investigadora - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores del Instituto del Cáncer Dana-Farber ofrecen nuevos detalles sobre una afección recientemente descubierta en la que los supervivientes de cáncer infantil desarrollan numerosos pólipos colorrectales a pesar de no tener una susceptibilidad hereditaria a la afección, en un artículo publicado en línea en la revista 'Cancer Prevention Research'.

   La patología, conocida como poliposis asociada a la terapia (PAT), fue descrita por primera vez por científicos de Dana-Farber en 2014 en base a un grupo de cinco pacientes. El nuevo estudio presenta una mirada más profunda a la condición, basada en datos de 34 pacientes en ocho centros de cáncer en los Estados Unidos.

   El desarrollo de pólipos colorrectales (crecimientos anormales de tejido con forma de protuberancias) en cualquier individuo es un factor de riesgo para el cáncer colorrectal. De hecho, la poliposis, una condición en la que muchos pólipos crecen en el tracto intestinal, a menudo indica una predisposición al cáncer colorrectal y otras neoplasias malignas.

   A las personas diagnosticadas con poliposis, así como a sus familiares, generalmente se les recomienda someterse a un mayor examen y otros procedimientos invasivos para detectar los crecimientos anormales en la etapa más temprana posible.

   Al conocer los signos específicos de la PAT, y al saber que no es parte de un síndrome familiar, los médicos pueden evitar que los miembros de la familia realicen exámenes innecesarios y garantizar que los pacientes reciban el tratamiento adecuado.

   "Los supervivientes de cáncer en la infancia o la edad adulta joven tienen un mayor riesgo de una variedad de cánceres y afecciones no cancerosas, incluidos los cánceres colorrectales y pólipos, en los años posteriores al tratamiento", explica Leah Biller, investigadora médica en el Instituto de Cáncer Dana-Farber y Brigham and Women's Hospital (BWH), primer autor del estudio.

   "Cuando desarrollan poliposis, a menudo nos preocupa una causa hereditaria y recomendamos realizar pruebas para ver si tienen un vínculo hereditario con la afección --añade--. Sin embargo, los pacientes con PAT desarrollan poliposis sin una susceptibilidad hereditaria conocida. Esto sugirió que si bien su afección imitaba la síntomas de síndromes de poliposis hereditaria, fue un fenómeno separado".

   Para precisar las características de la PAT, y potencialmente distinguirlo de la poliposis hereditaria, los investigadores necesitaban datos de numerosos pacientes con la afección. Con la ayuda de colegas de Dana-Farber, Brigham and Women's y otros siete centros de tratamiento en Estados Unidos, recopilaron datos de 34 pacientes con PAT que no tenían un vínculo genético hereditario o conocido con la afección pero habían sido tratados con quimioterapia y / o radioterapia para los cánceres infantiles.

   Los pacientes desarrollaron poliposis una mediana de 27 años después de su tratamiento contra el cáncer. Los investigadores también encontraron que el 35% de los pacientes tenían más de 50 pólipos colorrectales, y el 94% tenían múltiples tipos de pólipos, incluidos adenomas, pólipos serrados, pólipos hiperplásicos y hamartomas. Esto contrasta con otros síndromes de poliposis hereditarios en los que todos los pólipos son generalmente del mismo tipo.

   Los investigadores también encontraron que el 74% de los pacientes habían experimentado otras complicaciones asociadas con el tratamiento del cáncer: el 50% había sido diagnosticado con afecciones cancerosas fuera del colon; y 47% habían sido diagnosticados con condiciones no cancerosas indicativas de tratamiento previo contra el cáncer.

   Estos hallazgos sugieren que las personas que desarrollan PAT pueden ser especialmente susceptibles a afecciones relacionadas con el tratamiento en general, dicen los autores del estudio.

   "La PAT parece ser una condición adquirida que imita varios síndromes familiares de cáncer colorrectal, pero es biológicamente distinto de ellos", explica Matthew Yurgelun, oncólogo de Dana-Farber especializado en cáncer gastrointestinal y director del Centro de Síndrome Lynch en Dana-Farber.

   "El hecho de que toma diferentes formas e involucra diferentes tipos de pólipos sugiere que puede haber múltiples vías biológicas involucradas en su desarrollo --prosigue. Estamos trabajando para comprender mejor estas vías para mejorar su tratamiento y otras condiciones relacionadas con el tratamiento".

Contador

Para leer más