Dermatólogos alertan del impacto que tiene en la calidad de vida la micosis fungoide, un cáncer hematológico raro

Archivo - Imagen de microscopía de un bazo que presenta un linfoma desarrollado por ratones que expresan una mutación oncogénica en el gen VAV1.
Archivo - Imagen de microscopía de un bazo que presenta un linfoma desarrollado por ratones que expresan una mutación oncogénica en el gen VAV1. - XOSE R. BUSTEL - Archivo
Publicado: jueves, 16 mayo 2024 15:50

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Dentro de los linfomas cutáneos se encuentra la micosis fungoide (MF) que representa aproximadamente el 65% de todos los casos de linfoma cutáneo de células T (LCCT) y en España afecta alrededor de 2 a 3 personas cada 100.000, y que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y el bienestar emocional de quienes lo padecen.

Así lo señalan el doctor Pablo Ortiz Catedrático de dermatología de la UCM y jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y la doctora Cristina Muniesa, Dermatóloga del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona) y coordinadora del Grupo Español de Linfomas Cutáneos de la AEDV, que presentarán un enfoque terapéutico innovador para el manejo de los pacientes con micosis fungoide, en el 51 Congreso Nacional de Dermatología y Venereología, el 22 de mayo, durante la reunión del Grupo Español de Linfomas Cutáneos, en colaboración con organizaciones como Recordati Rare Diseases.

La MF afecta principalmente a la epidermis en sus etapas iniciales, lo que hace que sea conocido como un cáncer de la piel, pero "los problemas son múltiples, desde la dificultad de manejarse con una enfermedad que afecta a la piel visible, pasando por síntomas como picores que pueden ser devastadores, hasta la posibilidad de que la enfermedad progrese" como asegura el doctor Ortiz, llegando a comprometer la vida del paciente.

Los síntomas de la micosis fungoide dependen del estadío de la enfermedad. Los primeros pueden confundirse con otras afecciones dermatológicas como explica la doctora Muniesa, "eccemas, tiñas, psoriasis, etc". "El diagnóstico diferencial suele ser amplio y el dermatólogo debe pensar en ella. Por este motivo, uno de los principales problemas a los que se enfrenta el paciente es el retraso diagnóstico de la enfermedad con la incertidumbre y la angustia que ello supone", añade.

A los signos visibles se le unen otros como depresión, trastornos del sueño (debido al prurito) y fatiga, que además se experimentan de manera crónica, progresiva y debilitante, lo que afecta a su calidad de vida diaria, además del riesgo de que el linfoma avance a estadios más avanzados y pueda diseminarse a otras partes del cuerpo afectando a "ganglios linfáticos, sangre o vísceras y puede acabar con la vida del paciente" asegura el doctor Ortiz.

Es de vital importancia su diagnóstico temprano que llega a demorarse de media unos 36 meses desde la primera consulta. Un abordaje precoz puede retrasar la evolución, "alrededor del 20-25% de los casos pueden progresar a estadios avanzados con lesiones tumorales, con tendencia a la ulceración con el consiguiente riesgo de sobreinfección y dolor" afirma Muniesa.

El tratamiento con quimioterapia es una de las maneras más efectivas de impedir la multiplicación de las células cancerosas de la micosis fungoide evitando su expansión. Los avances clínicos y la investigación han conseguido frenar en gran medida el avance de la enfermedad tal y como confirma la doctora, "afortunadamente, recientemente disponemos de una alternativa terapéutica para los pacientes con micosis fungoide, que supone una nueva esperanza para seguir controlando su enfermedad".

"Ahora a los pacientes se les ofrece una mejora en su calidad de vida, al poder tratarse en su domicilio, evitando molestos desplazamientos a los centros sanitarios. Por otra parte, con este tipo de tratamiento también se liberan recursos del sistema público de salud, que pueden por ello ser dedicados a otros pacientes y patologías", asevera el doctor Juan Vila, director general de Recordati Rare Diseases, especializados en enfermedades raras.

Es fundamental destacar la importancia de la investigación continua y la colaboración entre profesionales de la salud, pacientes, familias y la industria farmacéutica para mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad rara y avanzar en el desarrollo de nuevas terapias.

Los pacientes de MF además de padecer un cáncer raro, sufren momentos traumáticos puesto que, como dice Muniesa, "son tumores en la piel, y por tanto visibles, lo que conlleva un estigma para el paciente y por lo tanto a menudo se acompañan también de una disminución de su vida social".

Contador

Leer más acerca de: