La depresión posparto o durante el embarazo aumenta el riesgo cardiovascular

Archivo - Embarazo, embarazada
Archivo - Embarazo, embarazada - NATALIADERIABINA/ ISTOCK - Archivo
Publicado: jueves, 20 junio 2024 7:12

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres diagnosticadas con depresión perinatal tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en los siguientes 20 años en comparación con las mujeres que han dado a luz sin experimentar depresión perinatal, según una investigación publicada en el ‘European Heart Journal’ por investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia).

Se cree que la depresión perinatal, es decir, la depresión durante el embarazo o después del parto, afecta a una de cada cinco mujeres que dan a luz en todo el mundo. El estudio es el primero de su tipo que analiza la salud cardiovascular después de la depresión perinatal e incluyó datos de alrededor de 600.000 mujeres. Encontró los vínculos más fuertes con los riesgos de presión arterial alta, enfermedad cardíaca isquémica e insuficiencia cardíaca.

La investigación fue realizada por la doctora Emma Bränn, el doctor Donghao Lu y colegas del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia. El doctor Lu afirma: "Nuestro grupo de investigación ya ha descubierto que la depresión perinatal está relacionada con un mayor riesgo de varios otros problemas de salud, incluidos trastornos premenstruales, trastornos autoinmunes y conductas suicidas, así como muerte prematura".

"Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte a nivel mundial y ha habido un debate continuo sobre la inclusión de la salud reproductiva al evaluar el riesgo entre las mujeres. Queríamos saber si un historial de depresión perinatal podría ayudar a predecir el riesgo de enfermedad cardiovascular".

El estudio se basó en el Registro Médico de Nacimientos de Suecia, que registra todos los nacimientos en el país. Los investigadores compararon a 55.539 mujeres suecas a las que se les diagnosticó depresión perinatal entre 2001 y 2014 con otro grupo de 545.567 mujeres suecas que también habían dado a luz durante ese tiempo pero no fueron diagnosticadas con depresión perinatal. Todas las mujeres fueron seguidas hasta 2020 para evaluar si desarrollaron alguna enfermedad cardiovascular.

Entre las mujeres con depresión perinatal, el 6,4% desarrolló enfermedad cardiovascular en comparación con el 3,7% de las mujeres que no habían sufrido depresión perinatal. Esto equivale a un 36% más de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Su riesgo de hipertensión arterial era aproximadamente un 50 % mayor, el riesgo de enfermedad cardíaca isquémica aproximadamente un 37 % mayor y el riesgo de insuficiencia cardíaca aproximadamente un 36 % mayor.

El doctor Bränn, el autor principal, comenta: "Nuestros hallazgos pueden ayudar a identificar a las personas que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular para que se puedan tomar medidas para reducir este riesgo. Este estudio también se suma a los riesgos para la salud establecidos de la depresión perinatal. Sabemos que la depresión perinatal se puede prevenir y tratar, y para muchas personas es el primer episodio de depresión que experimentan. Nuestros hallazgos brindan más razones para garantizar que la atención materna sea holística, con igual atención a la salud física y mental. Aún no está claro cómo y a través de qué vías la depresión perinatal conduce a la enfermedad cardiovascular. Necesitamos investigar más para comprender esto y poder encontrar las mejores formas de prevenir la depresión y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular".

Los investigadores también compararon a las mujeres que sufrían depresión perinatal con sus hermanas y descubrieron que tenían un 20% más de riesgo de enfermedad cardiovascular. "La diferencia ligeramente menor en el riesgo entre hermanas sugiere que podría haber factores genéticos o familiares en parte involucrados", deja como idea Bränn. "También podrían intervenir otros factores, como es el caso de la relación entre otras formas de depresión y enfermedades cardiovasculares. Estos incluyen alteraciones en el sistema inmunológico, estrés oxidativo y cambios en el estilo de vida implicados en la depresión mayor".

Contador