Publicado 08/04/2020 8:27:39 +02:00CET

¿Se debe suplementar a los niños con vitamina D durante el confinamiento?

Little boy in confinement for the Coronavirus pandemic    Little boy in confinement for the Coronavirus pandemic
Little boy in confinement for the Coronavirus pandemic Little boy in confinement for the Coronavirus pandemic - COSCARON - Archivo

   MADRID, 8 Abr. (EDIZIONES) -

   Los niños españoles son suplementados con vitamina D durante su primer año de vida. A muchos padres les ha surgido la duda estos días de si deben retomar esta suplementación ya que sus hijos se encuentran en edad de crecimiento, y a pesar de superar el primer año de vida, no salen a la calle y no les da el Sol.

La respuesta de los pediatras es rápida: Todo depende del tiempo que estemos en confinamiento, y por el momento no es necesario. En concreto, la Asociación Española de Pediatría explica que existen pocas fuentes naturales de vitamina D en la dieta (aceites de hígado de pescado, pescados grasos y las yemas de huevo).

    "La fuente más importante se debe a la síntesis en las células epiteliales de la piel, y depende de la conversión de 7-dehidrocolesterol a vitamina D3 por la radiación ultravioleta B del Sol", señala, por lo que por eso es tan importante la luz solar.

   Por regla general, según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), los expertos recomiendan un mínimo de exposición a la luz solar en alguna parte del cuerpo descubierta (brazos, cara, piernas), unos 10 minutos al día. "Si nos pasamos y no nos protegemos podemos tener quemaduras y una mayor riesgo de cáncer de piel, aunque una exposición insuficiente nos dejará sin vitamina D y con los efectos de su carencia", advierte.

EL PAPEL DE LA VITAMINA D

   En concreto, cita que los suplementos de vitamina D pueden ser en forma de vitamina D2 (procedentes de plantas o levaduras) o vitamina D3, que es la que se suele dar a los niños en forma de gotas. "La vitamina D, también llamada 'calciferol' es responsable de la homeostasis del calcio y el fósforo, y se requiere para la mineralización y crecimiento normal del hueso", mantiene la AEP.

   En una entrevista con Infosalus, la portavoz de la Asociación Española de Pediatría, la doctora Milagros García Hortelano explica que la vitamina D es imprescindible para la formación normal de los huesos y de los dientes de los menores, así como para la absorción del calcio a nivel intestinal. Su deficiencia, según advierte, puede dar lugar a osteoporosis y raquitismo en los niños.

   Desde la AEPAP explican que la vitamina D es una sustancia liposoluble y, por lo tanto, se almacena en el organismo, lo que permite el mantenimiento de unos niveles adecuados "durante más de un mes, y sin recibir nuevos aportes".

   En concreto, esta sociedad científica mantiene que las fuentes de esta vitamina son 3: dietéticas, la exposición solar y los suplementos. "Con la dieta se considera que se obtienen un 10% de las necesidades; siendo los alimentos ricos en ella, básicamente, el pescado azul, la yema de huevo y los alimentos fortificados", subraya.

   Por otro lado, recuerda que, mediante la exposición solar, se obtiene el 90% de la vitamina D necesaria. En muchos casos, cita que la dosis de radiación ultravioleta efectiva para producir los niveles suficientes de vitamina D en sangre se consiguen con 10 a 15 minutos de radiación solar en la superficie corporal (manos, brazos y cara) y en las horas centrales del día, de 10 a 15 horas. "Las radiaciones UVB, activan el paso de previtamina a VD3 en la piel", apunta.

   La doctora García Hortelano trabaja en esta línea y es que, según remarca, la vitamina D se obtiene de alimentos como el pescado, el queso y la yema de huevo entre otros, aparte de que se activa con el Sol. Por eso, sostiene que obtener las cantidades necesarias bastaría con exponer a los niños al Sol como mínimo unos 15-20 minutos, unos 3 o 4 días a la semana.

   Según indica, el momento ideal para hacerlo es al mediodía ya que es el momento en el que el Sol está más alto, si bien considera un periodo de exposición más largo a otras horas también produciría la cantidad necesaria. "Se pueden sacar al balcón o a la terraza a los menores los días con Sol", afirma la portavoz de la Asociación Española de Pediatría.

    Por todo ello, la doctora García Hortelano destaca que, por el momento, no es necesario suplementar a los niños mayores de 12 meses con vitamina D, "todo dependerá del tiempo de confinamiento". "Con una alimentación adecuada, si el tiempo de confinamiento no es muy largo, no será necesario. Siempre podemos sacar al balcón o a la ventana durante 15-20 minutos a los menores", sentencia la experta.