Publicado 24/06/2022 08:34

Cuántos resfriados es normal que tenga un niño al año

Archivo - Niña con mocos, resfriado.
Archivo - Niña con mocos, resfriado. - HALFPOINT/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Nada más y nada menos que lo habitual es que un niño menor de 6 años tenga de media unos 10 resfriados al año. Y es que el resfriado es la infección más frecuente en los niños y el motivo de consulta al pediatra más habitual. Pueden ocurrir en cualquier época del año pero son más frecuentes en otoño y en invierno, ¡aunque también están presentes en verano!

   Así nos lo explica a Infosalus Mar López, pediatra que trabaja en consulta 'on line', y que recientemente ha publicado con Beascoa 'Noa y los mocos', un cuento ilustrado que sirve de guía sobre los resfriados, y en el que resalta que un alto porcentaje de estos menores presenta un catarro entre septiembre y abril, aunque subraya que, cuanto mayor es el niño, menos resfriados sufre al año; descendiendo a 3-5 resfriados al año a partir de los 5 o 6 años. ¡Menos mal!

   "Los niños tienen una media de unos diez resfriados al año pero casi todos se concentran en el invierno, por lo que puede ser que estén constantemente acatarrados. Es en esta época tan frecuente porque estamos en lugares más cerrados, con el aire menos ventilado y más cerca los unos de los otros, y sabemos por el tema COVID-19 que ante estas circunstancias se hace más probable el contagio. Después también porque los virus sobreviven mejor a temperaturas más bajas", afirma en una entrevista.

   De hecho, justifica que esta temporada haya sido tan 'rara' y extensa en cuanto a la proliferación de virus catarrales se refiere porque, de alguna manera, el año pasado se siguieron unas medidas de protección frente al contagio del SARS-CoV-2 (lavado de manos, mascarilla, distancia, etc) que este año no ha habido. "Con ello, y dado que el año pasado los niños no crearon casi defensas, este año hemos tenido más casos y con más síntomas", recalca.

MÁS DE 200 VIRUS QUE PROVOCAN RESFRIADOS

   Explica aquí la doctora López que hay casi 200 virus que pueden provocar catarro o resfriado, siendo los más frecuentes los rinovirus, aunque también los pueden causar los coronavirus, el virus respiratorio sincitial (el famoso de las bronquiolitis), los adenovirus, influenza (gripe), enterovirus, entre otros.

   "Sus síntomas suelen ser mucosidad, estornudos, tos, lagrimeo ocular, dolor de cabeza o de garganta, malestar general, vómitos, diarrea leve, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, disminución del apetito y, sobre todo si son menores de tres años, suelen tener fiebre en estos casos", describe la pediatra 'on line'.

   Otro de los problemas que presentan los resfriados es que pueden durar sus síntomas de 7 a 14 días; de ahí que muchas veces, según bromea, haya niños que entran en septiembre en la guardería y los mocos les duran varios meses. Además, mantiene que no hay fármacos efectivos contra el resfriado, este se cura solo, así que lo indicado en estos casos es no proporcionarles ningún jarabe o tratamiento, puesto que puede producirles efectos secundarios. "Muchas veces los jarabes naturales que están a la venta llevan abundantes cantidades de azúcar y no son muy eficaces", alerta.

PRINCIPALES MITOS QUE RODEAN A LOS CATARROS

   Aquí aprovecha la doctora para desmitificar una creencia popular de que los niños se van a enfriar por ir descalzos: "Esta frase no es muy acertada porque el frío, por sí mismo, no causa infecciones. Estas son transmitidas por alguna persona que esté contagiada".

   Eso sí, precisa que si hace frío es más previsible que los niños se contagien de más resfriados porque los virus sobreviven mejor a temperaturas bajas; en verano los niños no van a la escuela o si van a ella están en espacios más abiertos; aparte de que el frío puede favorecer una inflamación en la zona nasal hace más fácil los contagios.

   Es más, esta pediatra subraya que los niños se contagian tan frecuentemente porque al estar en contacto los unos con los otros inhalan unas gotitas de saliva que quedan en el aire cuando el otro estornuda o tose cerca; en los juguetes que todos emplean suele haber restos de saliva o moco; o bien porque al tocar la mano de otro niño luego se lleva esta a los ojos, a la boca o a la nariz.

   ¿Si no le llevo a la escuela tendrá menos infecciones? Es otra de las preguntas recurrentes que se hacen muchos padres, que sufren el que sus hijos pequeños, nada más entrar en la guardería, se pongan enfermos: "Los que acuden a la escuela sufren más resfriados que los que son cuidados en casa. Pero no es lo mismo para un hijo único que para el pequeño de tres hermanos, que igualmente estará en contacto diario con otros niños que sí van a la escuela. Los niños que nunca han ido a la escuela infantil suelen tener más infecciones cuando empiezan el cole con tres años, que los que sí han ido antes".

   Sobre los resfriados avisa Mar López que otra creencia bien extendida es que si no se sacan los mocos estos bajarán al pecho de los pequeños: "Los mocos no suben o bajan. Son los virus los que nos infectan y los que tienen preferencia por infectar una zona más alta (la mucosa de la nariz) o más baja (la de los bronquios)".

   Asimismo, resalta que la tos no es mala, sino que representa un importante mecanismo de defensa de nuestro cuerpo y cuyo objetivo es expulsar el moco que hay en las vías respiratorias y que no nos deja respirar bien. "Si elimináramos la tos existiría más retención de mucosidad, más dificultad para respirar, y menos oxígeno en sangre. También habría más riesgo de otitis y de neumonía", aprecia.

Contador