¿Cuánto tiempo hay que trabajar para percibir sus beneficios en la salud mental?

Publicado 19/06/2019 8:18:37CET
Sólo un día de trabajo a la semana ya provoca beneficios de salud mental
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WEBPHOTOGRAPHEER

   MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de las universidades británicas de Cambridge y Salford se han propuesto definir la 'dosis' recomendada de trabajo para conseguir un bienestar óptimo, ante las incertidumbres sobre las predicciones de un futuro desempleado a medida que avanza la automatización, y con la vista puesta en que, aparte de los factores económicos, el empleo remunerado trae otros beneficios, a menudo psicológicos, como la autoestima y la inclusión social.

   Para ello, examinaron cómo los cambios en las horas de trabajo estaban relacionados con la salud mental y la satisfacción con la vida en más de 70.000 residentes del Reino Unido entre 2009 y 2018.

   El estudio, publicado en la revista 'Social Science and Medicine', muestra que cuando las personas pasaron del desempleo o la crianza en el hogar a un trabajo remunerado de ocho horas o menos por semana, su riesgo de problemas de salud mental se redujo en un promedio de 30 por ciento.

   Sin embargo, los investigadores no encontraron pruebas de que trabajar más de ocho horas proporcionara más beneficios para el bienestar. El estándar de tiempo completo de 37 a 40 horas no fue significativamente diferente a cualquier otra categoría de tiempo de trabajo en lo que respecta a la salud mental.

   Como tales, sugieren que para obtener los beneficios de bienestar mental del trabajo remunerado, la "dosis más efectiva" es solo alrededor de un día a la semana, ya que cualquier otra cosa hace poca diferencia.

   "Tenemos guías de dosis efectivas para todo, desde la vitamina C hasta horas de sueño para ayudarnos a sentirnos mejor, pero esta es la primera vez que se pregunta sobre el trabajo remunerado", destaca el coautor del estudio, el doctor Brendan Burchell, sociólogo de la Universidad de Cambridge que lidera el proyecto de investigación.

   "Sabemos que el desempleo a menudo es perjudicial para el bienestar de las personas, que afecta negativamente a la identidad, el estado, el uso del tiempo y el sentido de propósito colectivo --precisa--. Ahora tenemos una idea de cuánto trabajo remunerado se necesita para obtener los beneficios psicosociales del empleo, y no es mucho".

   Apoyar a los desempleados en un futuro con trabajo limitado es un tema de mucha discusión sobre políticas como, por ejemplo, el ingreso básico universal. Sin embargo, los investigadores argumentan que el empleo debe mantenerse en las poblaciones adultas, pero las semanas laborales reducirse drásticamente para redistribuir el trabajo.

   "En las próximas décadas podremos ver que la inteligencia artificial, el big data y la robótica reemplazan gran parte del trabajo remunerado que actualmente realizan los humanos", señala el doctor Daiga Kamerade, primer autor del estudio de la Universidad de Salford y investigador de Dosis de Empleo.

   "Si no hay suficiente para todos los que quieren trabajar a tiempo completo, tendremos que replantearnos las normas actuales --añade--. Esto debería incluir la redistribución de las horas de trabajo, para que todos puedan obtener los beneficios de salud mental de un trabajo, incluso si eso signifique que todos tenemos semanas laborales mucho más cortas".

   El estudio utilizó datos del Estudio Longitudinal de Hogares del Reino Unido para rastrear el bienestar de 71.113 personas entre las edades de 16 y 64 años a medida que cambiaban las horas de trabajo durante el período de nueve años. Se preguntó a las personas sobre problemas como la ansiedad y los problemas de sueño para evaluar la salud mental.

   Los investigadores también encontraron que la satisfacción con la vida que reportaron los hombres aumentó en alrededor del 30% con hasta ocho horas de trabajo remunerado, mientras las mujeres no vieron un salto similar hasta trabajar 20 horas.

   Señalan que "la diferencia significativa en la salud mental y el bienestar es entre las personas con trabajo remunerado y las que no lo tienen", y que la semana laboral podría reducirse considerablemente "sin un efecto perjudicial sobre la salud mental y el bienestar de los trabajadores".

   El equipo ofrece opciones de políticas creativas para abordar un futuro con trabajo limitado, incluidos los fines de semana de cinco días, trabajar solo un par de horas al día o aumentar las vacaciones anuales de semanas a meses, incluso tener dos meses libres por cada mes en trabajo.

   También argumentan que la reducción y la redistribución de las horas de trabajo podrían mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal, aumentar la productividad y reducir las emisiones de CO2 de los desplazamientos. Sin embargo, señalan que la reducción de horas debería ser para todos, para evitar el aumento de las desigualdades socioeconómicas.

   "El modelo tradicional, en el que todos trabajan alrededor de 40 horas a la semana, nunca se basó en cuánto trabajo era bueno para las personas. Nuestra investigación sugiere que los microempleos brindan los mismos beneficios psicológicos que los trabajos de tiempo completo --precisa el sociólogo de Cambridge Senhu Wang--. Sin embargo, la calidad del trabajo siempre será crucial. Los trabajos en los que los empleados no son respetados o están sujetos a contratos inseguros o de cero horas no brindan los mismos beneficios para el bienestar, ni es probable que lo hagan en el futuro".

   En este sentido, el doctor Burchell aventura que, "si el Reino Unido tuviera que reducir las ganancias anuales de productividad en horas de trabajo reducidas en lugar de aumentos salariales, la semana laboral normal podría ser de cuatro días en una década".