Publicado 01/07/2020 8:06:40 +02:00CET

¿Cuál es el daño que causa el estrés en el organismo?

Estrés, cortisol, quemado
Estrés, cortisol, quemado - GETTY IMAGES / JADON - Archivo

   MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una investigación de la Universidad de Yale sobre lo que desencadenan los efectos secundarios dañinos causados por un estrés psicológico agudo ha encontrado una respuesta en un control sobre la grasa del organismo, según publica la revista 'Cell'.

   Ante el estrés psicológico, una respuesta del sistema inmunitario que puede empeorar significativamente las respuestas inflamatorias se origina en las células de grasa marrón, informan los investigadores.

Dado que las hormonas asociadas con el estrés, el cortisol y la adrenalina, generalmente disminuyen la inflamación, durante mucho tiempo ha intrigado a los investigadores cómo el estrés puede empeorar los problemas de salud como la diabetes y las enfermedades autoinmunes, así como la depresión y la ansiedad.

    "En la práctica clínica todos hemos visto eventos súper estresantes que empeoran la enfermedad inflamatoria, y eso nunca tuvo sentido para nosotros", reconoce el doctor Andrew Wang, profesor asistente de Medicina Interna e Inmunobiología, y autor correspondiente del estudio.

   El cortisol y la adrenalina, hormonas liberadas en la clásica respuesta al estrés de 'huye o lucha', generalmente suprimen el sistema inmunitario, no lo activan. Estas hormonas también inician una movilización metabólica masiva que proporciona combustible al cuerpo al abordar las amenazas.

   Los científicos descubrieron que era una célula del sistema inmunitario, la citocina interleucina-6 (IL-6), que desencadena la inflamación en momentos de estrés. También se ha demostrado que IL-6 desempeña un papel en enfermedades autoinmunes, cáncer, obesidad, diabetes, depresión y ansiedad.

   Wang y sus colegas comenzaron a estudiar el papel de la IL-6 en el estrés después de una simple observación: cuando los investigadores extrajeron sangre de ratones, un procedimiento muy estresante, la sangre mostró niveles elevados de la citocina.

   En una serie de experimentos en ratones, diseñados por Hua Qing y Reina Desrouleaux en el laboratorio de Wang, los investigadores encontraron que la IL-6, que generalmente se secreta en respuesta a infecciones, fue inducida por el estrés solo y empeoró las respuestas inflamatorias en los animales estresados.

   Y para su sorpresa, descubrieron que en tiempos de estrés, la IL-6 se secretaba en las células de grasa marrón, que son más conocidas por su papel en la regulación del metabolismo y la temperatura corporal. Cuando se bloquean las señales del cerebro a las células de grasa marrón, los eventos estresantes ya no empeoran las respuestas inflamatorias.

   "Este fue un hallazgo completamente inesperado", admite Qing, un asociado postdoctoral en la Facultad de Medicina de Yale.

   Los investigadores razonaron que IL-6 debe desempeñar otro papel en la respuesta de "lucha o huida" además de desencadenar inflamación. Aprendieron que también ayuda a preparar al cuerpo para aumentar la producción de glucosa en previsión de amenazas.

   La respuesta de las células grasas marrones hace que los niveles de IL-6 aumenten mucho después de la producción metabólica de glucosa y la liberación de cortisol y adrenalina. Esto puede explicar por qué el estrés puede desencadenar inflamación incluso mientras se liberan las hormonas inmunosupresoras, explican los investigadores.

   El bloqueo de la producción de IL-6 no solo protegió a los ratones estresados de la inflamación, sino que también los hizo menos agitados cuando se los colocó en un ambiente estresante.

   Wang y su equipo también sospechan que IL-6 puede desempeñar un papel en los trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad. Wang observa que muchos de los síntomas de la depresión, como la pérdida de apetito y el deseo sexual, imitan a los causados por enfermedades infecciosas como la gripe, los llamados "comportamientos de enfermedad", que pueden desencadenarse por la IL-6.

Los medicamentos existentes diseñados para tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide bloquean la actividad de IL-6. Los hallazgos preliminares sugieren que estos medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión, señalan los autores. También hay evidencia preliminar de que la IL-6 también puede desempeñar un papel en la diabetes y la obesidad.

   "Existe una literatura cada vez mayor sobre el papel de la IL-6 fuera de la inmunidad. Nuestro trabajo es emocionante porque contribuye a acortar esa brecha de conocimiento", añade Desrouleaux, un estudiante graduado en Biología y Ciencias biomédicas.

Contador