Publicado 17/03/2021 08:41CET

Criptorquidia o ausencia de un testículo en el escroto, descubren un factor de riesgo

Archivo - Hombre, pene, fecundación in vitro, vasectomía
Archivo - Hombre, pene, fecundación in vitro, vasectomía - MARGEN - Archivo

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La contaminación ambiental de industrias como la minería del carbón y la metalurgia puede desempeñar un papel en el creciente número de niños nacidos con testículos no descendidos, según un estudio publicado en la revista 'Human Reproduction'.

Los investigadores precisan que sus hallazgos generan hipótesis y no pueden demostrar que estas industrias causan criptorquidia, por lo que se requiere más investigación dirigida pero el estudio, sobre casi 90.000 niños, es el primero en describir un aumento reciente en la incidencia de la afección a lo largo del tiempo y en identificar grupos de casos en partes de Francia que son antiguas áreas de minería o metalurgia. Todos los niños se sometieron a operaciones para corregir los testículos no descendidos entre 2002 y 2014, cuando tenían menos de siete años.

La criptorquidia es la ausencia en el escroto de uno o ambos testículos alrededor del momento del nacimiento. Es el defecto genital masculino más común, que ocurre entre el uno y el ocho por ciento de los bebés. En la mayoría de los casos, la afección se corrige por sí sola dentro de los seis meses posteriores al nacimiento, pero aproximadamente uno de cada 100 niños tiene testículos que permanecen sin descender.

Cuando esto ocurre, se requiere cirugía para moverlos a la posición correcta y esto se lleva a cabo idealmente antes de la edad de un año. Los niños con criptorquidia no tratada pueden tener problemas de fertilidad en la vejez y tienen un mayor riesgo de cáncer testicular.

Otras investigaciones han demostrado que ciertos productos químicos, como los ftalatos y los pesticidas, están asociados con la criptorquidia. En el estudio actual, los investigadores se propusieron estudiar las tendencias a lo largo del tiempo y en áreas de la Francia metropolitana para ver si el entorno geográfico local podría ser un desencadenante importante del defecto.

La doctora Joëlle Le Moal, epidemióloga médica del Departamento de Ciencia de DATA, de la sanidad pública francesa, y sus colegas identificaron 89.382 casos de criptorquidia operada entre 2002 y 2014 a partir de registros públicos y encontraron que la incidencia de la condición aumentó en un 36% durante este tiempo.

Utilizaron un modelo de mapeo de enfermedades para describir el riesgo de criptorquidia de acuerdo con el código postal e identificaron 24 conglomerados repartidos por Francia, excepto en el suroeste. Alrededor de la ciudad de Lens en Pas de Calais, una antigua zona minera de carbón el riesgo de tener un testículo no descendido aumentó en más de la mitad y el riesgo de que ambos testículos no descendieran (criptorquidia bilateral) aumentó más de cinco veces en comparación con el nivel nacional.

Los investigadores observaron actividades mineras en ocho de los 24 conglomerados, actividades metalúrgicas en 17 y actividades mecánicas en 16. También detectaron conglomerados de casos de criptorquidia bilateral en algunas áreas agrícolas donde hay huertos y viñedos, que podrían ser fumigados con pesticidas.

Según asegura la doctora, estos resultados "sugieren que el entorno geográfico podría contribuir a la agrupación de la criptorquidia e interactuar con factores socioeconómicos. Las actividades industriales identificadas en las agrupaciones son potencialmente la fuente de contaminación ambiental persistente por metales, dioxinas y bifenilos policlorados, conocidos como PCB. Se sospecha que los PCB, los pesticidas y las dioxinas desempeñan un papel en la criptorquidia y otros problemas testiculares al alterar las hormonas".

El bajo nivel socioeconómico es un factor de riesgo establecido para la criptorquidia y varios de los grupos identificados en el estudio estaban en áreas donde la actividad económica estaba disminuyendo con el cierre de industrias. Otros factores que están relacionados con un mayor riesgo de criptorquidia incluyen el tabaquismo materno y el nacimiento prematuro o pequeño para la edad gestacional, todos los cuales se sabe que son más comunes en áreas industrializadas y en asociación con un nivel socioeconómico bajo.

"Hemos destacado varias hipótesis que deben ser probadas en futuras investigaciones. Nuestro estudio es interesante y nuevo porque usamos una muestra nacional muy grande que nos permitió discutir hipótesis geográficas plausibles --adelanta--. Sin embargo, estos resultados no deben ser sobreinterpretados. Los contaminantes persistentes que identificamos podrían ser rastros asociados con otras sustancias químicas. Además, no sabemos exactamente cómo podría contaminarse la población".

En un comentario adjunto, el profesor Richard Sharpe, del Centro de Salud Reproductiva del Consejo de Investigación Médica (MRC) de la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido, escribe que este es un "estudio histórico" y, al identificar 24 "grupos de puntos críticos" de los casos de criptorquidia extendidos por Francia, "confirma un papel importante de los factores ambientales en la determinación del riesgo de criptorquidia".

Escribe que el estudio es importante por cuatro razones. "En primer lugar, utiliza los enfoques estadísticos de seguimiento espacial más desarrollados y, por tanto, técnicamente es de primera línea. En segundo lugar, utiliza datos de todo un país durante un período de 13 años. En tercer lugar, proporciona pruebas sólidas de apoyo de que los impactos ambientales (a través de la madre) en el feto masculino son una amenaza para la salud muy real hoy en día, incluso en un país desarrollado moderno como Francia".

"En cuarto lugar, y en mi opinión lo más importante --prosigue--, sugiere que nuestra reciente investigación centrada en los productos químicos ambientales como fuente potencial de criptorquidia (y otros trastornos reproductivos masculinos que están aumentando) puede haber sido correcta en principio pero incorrecta en la práctica.

"Finalmente, y lo más importante, el estudio --concluye--, es un duro recordatorio de que muchos casos de criptorquidia son intrínsecamente prevenibles, si sólo podemos identificar a los culpables químicos industriales, una observación que probablemente se aplica en general a los trastornos reproductivos masculinos más comunes. En una época en la que aumentan los problemas de fertilidad de las parejas, ésta es otra llamada de atención para todos nosotros".