Actualizado 10/04/2020 11:31:42 +00:00 CET

Por qué el Covid-19 también afecta al riñón

Coronavirus positive  Blood sample with respiratory coronavirus positive
Coronavirus positive Blood sample with respiratory coronavirus positive - JARUN011 / JARUN011

Sigue en directo la crisis del coronavirus en España y en el mundo   

   MADRID, 10 Abr. (EDIZIONES) -

   Cuando pensamos en la infección de COVID-19 por regla general lo primero que te viene a la cabeza es que se trata de una enfermedad que afecta especialmente a los pulmones, y puede dar lugar a una fuerte neumonía. Pero no sólo es eso.

   "Todos asociamos a que es una afectación respiratoria, porque los síntomas iniciales por ahí van, pero cuando llegamos a este espectro de la enfermedad, cuando es un paciente crítico, es una enfermedad devastadora, que puede afectar a multitud de órganos y puede llegar a ser una situación de disfunción multiorgánica, donde se ve que el riñón puede ser uno de los principales órganos diana de afectación".

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus la doctora María Ángeles Ballesteros, coordinadora de los grupos de trabajo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

   En concreto, la experta apunta a que se sospecha sobre tres razones. En primer lugar, dice que se cree que es un órgano diana de la enfermedad porque presenta un marcador, la renina angiotensina (un sistema de regulación de la tensión arterial), que se ve afectado por este virus. "Uno de los órganos en los que se encuentra es en el riñón, pero también está este marcador en el pulmón, y se postula que puede estarlo en el cerebro", mantiene la especialista.

   También, la doctora Ballesteros sostiene que el riñón se puede ver afectado durante la infección de COVID-19 al ser una enfermedad sistémica (que afecta a todo el cuerpo), por lo que si por ejemplo empieza a fallar el corazón, el riñón no recibe el riego sanguíneo adecuado y es entonces cuando se daña.

   Asimismo, el tercer factor que puede hacer que el riñón sea uno de los principales órganos diana del COVID-19 es que se están empleando muchos fármacos para combatir la enfermedad, y que pueden tener un efecto tóxico en el mismo.

   "Y a veces se juntan no sólo una única contribución, sino varias de ellas. Es decir, que el propio virus que afecta a ese receptor, que por la situación de shock, y de baja tensión arterial, que hace que el riñón no esté correctamente perfundido, y tercero que por la toxicidad de muchos fármacos que se emplean; esas tres cosas pueden hacer que la función del riñón se vea alterada", resalta la responsable de la SEMICYUC.

   Según datos de esta entidad científica, la incidencia de lesión renal aguda (LRA) en pacientes ingresados con COVID-19 "aún no está bien establecida", pero oscila "del 0,1% al 29%". "El desarrollo de LRA está asociado a un aumento de la mortalidad que puede llegar al 91% en caso de disté*s respiratorio agudo (SDRA) con LRA", sostiene.

¿MANTENDRÁN EL DETERIORO RENAL SI SE RECUPERAN?

   Por otro lado, sobre si se recuperarán las personas que han presentado durante su estancia en la UCI insuficiencia renal aguda, la doctora Ballesteros sostiene que a día de hoy "el tiempo lo dirá". Según apunta, desde la SEMICYUC se está realizando un registro de los casos, por lo que en el momento en el que exista un suficiente tamaño muestral, con la potencia estadística adecuada, se verá la evolución y se podrán aportar conclusiones al respecto.

   "Pero esto no se traduce en que si hay disfunción renal en la UCI tengas después daño renal de forma permanente. No deja de ser un evento o factor de riesgo para tener secuelas a nivel de la función renal, pero no siempre se traduce en un deterioro de la función renal permanente. Los resultados del registro nos permitirán ver si esta sospecha o hipótesis se consolida", comenta la experta.

   Según recalca, el conocimiento de la enfermedad es diario, "se está aprendiendo a tiempo real sobre la misma", y la experiencia se limita a lo que han transmitido los compañeros de China, que han vivido la pandemia en primer lugar. "Ellos remiten que sí que es verdad que hay disfunción renal, pero que no siempre esto se traduce en secuelas permanentes en la función del riñón, una vez el paciente se recupera", aclara Ballesteros.

   La responsable de la SEMICYUC recalca que aquí entran en juego, no sólo la infección, sino también las características del paciente. "Si además de infectarse, si ya tenía de base una función renal algo deteriorada, otro factor daño añadido que ejemplo puede contribuir a la LRA. Pero si es una persona que estaba sana, pues aunque en la UCI se haya deteriorado el riñón, no tiene por qué darse después un daño permanente", asegura.

   "No existen datos sobre la recuperación a largo plazo de la función renal tras presentar LRA en el contexto de la infección por COVID-19, por lo que se recomienda la revaloración de la función renal de 3 a 6 meses tras el alta. El objetivo es determinar su grado de recuperación y el poder establecer medidas de rehabilitación y protección renal que mejore su pronóstico a largo plazo", recoge esta sociedad científica entre el documento de recomendaciones sobre 'qué hacer y qué no hacer con los pacientes de COVID-19' que deben ser ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos que ha hecho público recientemente.

RECOMENDACIONES

   Con todo ello, Ballesteros sostiene que muchas de las recomendaciones que se han lanzado desde esta sociedad científica a todos los profesionales sanitarios, en el documento con recomendaciones antes citado, van en este sentido, consejos como el vigilar el empleo de los nefrotóxicos durante los tratamientos, así como monitorizar la función renal en todo momento, "para que no haya el mínimo desliz, y haya una visión global del enfermo, se tenga en cuenta todo".

   Incluso el grupo de Nutrición de la SEMICYUC, según recuerda la coordinadora de los grupos de trabajo de la sociedad científica, recomienda no olvidar el aportar los requerimientos calórico-proteícos a los pacientes de las UCI porque todo lo que sea buscar el equilibrio del cuerpo, la homeostasis, irá en beneficio de una mejor o más pronta recuperación tras el COVID-19.

   Entre otras, se recomienda también a los profesionales de las UCI, por ejemplo, que realicen un reconocimiento precoz de los factores de riesgo de lesión renal aguda (LRA), ya que según señalan, la identificación precoz de pacientes con riesgo puede ayudar a implementar intervenciones para evitar o reducir la aparición o progresión de la misma.

   Concretamente, cita que los factores de riesgo asociados a LRA en pacientes con COVID-19 son similares al resto de la población de UCI: Pacientes ancianos, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica previa, cardiopatía isquémica e insuficiencia cardiaca, shock al ingreso y fármacos nefrotóxicos.

Lo más leído

  1. 1

    Sanidad informa de 39 muertes en la última semana pero aumenta la cifra total de fallecidos en solo uno

  2. 2

    Los contagios y fallecimientos por COVID-19 en sanitarios serán accidente de trabajo

  3. 3

    Sanidad advierte: una "pequeña fiesta inocente" puede generar otra epidemia a nivel nacional

  4. 4

    Sanidad incorpora 283 nuevas muertes por Covid-19 al informe diario de datos, 35 en los últimos 7 días

  5. 5

    Autopsias de pacientes de COVID-19 revelan nuevos hallazgos