Publicado 05/10/2020 07:18CET

Covid-19, demasiados estudios pero pocos de calidad

Investigadores trabajando en un laboratorio.
Investigadores trabajando en un laboratorio. - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La pandemia de COVID-19 ha creado una avalancha de investigaciones potencialmente deficientes debido a la prisa por publicar, con una serie de artículos retractados y un aumento en las presentaciones a los servidores de preimpresión donde se realizan menos controles de calidad, ha dicho un destacado especialista en ética advirtió en el 'Journal of Medical Ethics'.

   Esto tiene implicaciones para los pacientes, los médicos y, potencialmente, la política gubernamental, alerta la profesora adjunta Katrina Bramstedt, de la Bond University, en Australia, y secretaria general de la Agencia de Luxemburgo para la Integridad de la Investigación.

   La rápida propagación del COVID-19 y su transición a una pandemia mundial impulsó a los investigadores a comenzar la búsqueda de tratamientos y vacunas en serio. Desde entonces, las revistas científicas y médicas se han visto inundadas de presentaciones, mientras que miles de artículos, que no se han sometido a controles de calidad exhaustivos, se han publicado en servidores de preimpresión.

   A 7 de mayo de 2020, se había registrado 1.221 estudios sobre COVID-19 en el sitio de registro internacional de ensayos clínicos, ClinicalTrials.gov. Y al 31 de julio de 2020, 19 artículos publicados y 14 preprints sobre COVID-19 se han retractado, retirado o se han planteado serias dudas sobre la integridad de sus datos, lo que se conoce formalmente como una expresión de preocupación. La mayoría de estos artículos procedían de Asia (57,5%), y de ellos más de la mitad procedían de China (58%).

   Pero como señala la autora, "ningún equipo de investigación está exento de las presiones y la velocidad a la que se están llevando a cabo las investigaciones sobre el COVID-19. Y esto puede aumentar el riesgo de error honesto así como de mala conducta deliberada".

   El motivo de la eliminación de los 33 artículos no se conoce en 3 casos, pero la falsificación de datos, los problemas metodológicos y las preocupaciones sobre la interpretación de los datos y las conclusiones, así como los problemas de autoría y privacidad de los participantes se encuentran entre las razones en los otros artículos.

   Se retiraron dos preimpresiones (servidor de preimpresión SSRN) y dos artículos de investigación en 'The Lancet' y 'New England Journal of Medicine' debido a datos no verificables comunes a los cuatro.

   Y un preimpreso de Estados Unidos sobre la seroprevalencia del anticuerpo COVID-19 ha sido objeto de escrutinio por un conflicto de intereses no revelado.

   Hay implicaciones obvias para la revista y los investigadores involucrados, incluso si son inocentes de cualquier mala conducta en la investigación, señala la autora. La evidencia sugiere que en tales casos, las citas de colaboradores anteriores pueden sufrir un impacto y caer en un 8-9%.

   Pero también hay implicaciones para los pacientes. "El daño al paciente que es significativo, permanente e irreversible podría resultar del uso de resultados de investigación defectuosos de preimpresiones y artículos publicados", advierte.

   La prisa por publicar significa que hay menos tiempo para los controles de calidad por parte de los investigadores y sus supervisores y para revisiones exhaustivas de las solicitudes de estudios por parte de los comités de ética de la investigación, dice la profesora Bramstedt.

   Además, no se puede esperar que estos comités incluyan de manera rutinaria a los expertos clave necesarios para la investigación de COVID-19, como inmunólogos, microbiólogos y especialistas en enfermedades pulmonares.

   Las revistas también dependen de una flota de revisores pares, todos los cuales trabajan de forma voluntaria y tienen demandas competitivas en su tiempo.

   Para contrarrestar estos problemas, el autor sugiere que se refuerce la eficiencia del proceso de presentación y que todos los investigadores reciban formación sobre ética e integridad en la investigación.

   También deben tener acceso oportuno a asesoramiento ético sobre dilemas de investigación que involucren temas como disputas de autoría, manipulación de imágenes, citas y referencias, consentimiento informado, reclutamiento ético de participantes, etc.

   Cualquier infracción de las políticas y los estándares debería tener consecuencias significativas para evitar la reincidencia, sugiere, y agrega que es importante dar a conocer los resultados de cualquier investigación, sea cual sea el resultado.

   El editor del Journal of Medical Ethics, el profesor John McMillan, añade que "los investigadores se enfrentan a fuertes vientos en contra en sus esfuerzos por ampliar el conocimiento sobre el COVID-19. La urgencia de obtener pruebas, las recompensas de encontrar una terapia o vacuna exitosa y la prevalencia de la desinformación significan la integridad es de vital importancia. El informe de la profesora Bramstedt es una advertencia temprana para que las revistas y los servidores de preimpresión sean proactivos y mantengan el rigor al evaluar la investigación".

Contador