Actualizado 03/06/2020 15:01:22 +00:00 CET

Otro estudio más apunta a que el coronavirus saltó del murciélago al pangolín antes de infectar a las personas

Personas sostienen un pangolín
Personas sostienen un pangolín - WORLD ANIMAL PROTECTION - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

   MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad de Duke, el Laboratorio Nacional de Los Alamos, la Universidad de Texas en El Paso y la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) han sugerido que el nuevo coronavirus saltó del murciélago al pangolín antes de infectar a las personas.

   "Al igual que el SARS original saltó de murciélagos a civetas, o el MERS que pasó de murciélagos a camellos dromedarios y luego a personas, el progenitor de este coronavirus pandémico experimentó cambios evolutivos en su material genético que le permitieron infectar humanos", han explicado los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista 'Science Advances'.

   En concreto, los investigadores han observado que los coronavirus típicos del pangolín son demasiado diferentes al que produce la enfermedad conocida como el Covid-19 para que puedan haber causado directamente la pandemia humana. Sin embargo, contienen un punto de unión al receptor, una parte de la proteína espiga necesaria para unirse a la membrana celular, la cual importante para provocar la infección humana.

   De hecho, este sitio de unión hace posible la fijación a una proteína de la superficie celular que es abundante en las células epiteliales respiratorias e intestinales humanas, las células endoteliales y las células renales, entre otras. "Si bien el ancestro viral en el murciélago es el coronavirus más estrechamente relacionado con el nuevo coronavirus, su sitio de unión es muy diferente y, por sí solo, no puede infectar eficazmente las células humanas", han argumentado los expertos.

   Por tanto, los investigadores han demostrado que el nuevo coronavirus tiene una rica historia evolutiva que incluyó una reorganización del material genético entre el coronavirus de murciélago y el pangolín antes de que adquiriera su capacidad de infectar a las personas.