Publicado 02/08/2022 07:11

Consiguen avances prometedores en la búsqueda de una vacuna contra todos los coronavirus

Científicos investigando una vacuna.
Científicos investigando una vacuna. - ISTOCK

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Francis Crick, en Reino Unido, han demostrado que una zona específica de la proteína de la espícula del SARS-CoV-2 es un objetivo prometedor para una vacuna contra el pancoronavirus que podría ofrecer cierta protección contra las nuevas variantes del virus, los resfriados comunes y ayudar a prepararse para futuras pandemias.

Desarrollar una vacuna que ofrezca protección contra varios coronavirus diferentes es un reto porque esta familia de virus tiene muchas diferencias clave, muta con frecuencia y generalmente induce una protección incompleta contra la reinfección. Por ello, las personas pueden sufrir repetidamente resfriados comunes y es posible infectarse varias veces con diferentes variantes del SARS-CoV-2.

Una vacuna contra el pan-coronavirus tendría que desencadenar anticuerpos que reconocieran y neutralizaran una serie de coronavirus, impidiendo que el virus entrara en las células del huésped y se replicara.

En su estudio, publicado en la revista 'Science Translational Medicine', los investigadores estudiaron si los anticuerpos dirigidos a la subunidad S2 de la proteína de pico del SARS-CoV-2 también neutralizan otros coronavirus. Esta zona específica de la proteína espiga la une a la membrana del virus y le permite fusionarse con la membrana de una célula huésped.

Los investigadores descubrieron que, tras vacunar a ratones con el SARS-CoV-2 S2, éstos crearon anticuerpos capaces de neutralizar otros coronavirus animales y humanos, como el coronavirus del resfriado común estacional HCoV-OC43, la cepa original del SARS-CoV-2, el mutante D614G que dominó en la primera oleada, Alfa, Beta, Delta, el Omicron original y dos coronavirus de murciélagos.

Kevin Ng, coautor y estudiante de doctorado en el laboratorio de retrovirus del Crick, afirma que "la zona S2 de la proteína de la espiga es un objetivo prometedor para una posible vacuna contra los coronavirus, ya que esta zona es mucho más similar entre los distintos coronavirus que la zona S1. Está menos sujeta a mutaciones, por lo que una vacuna dirigida a esta zona debería ser más robusta", añade.

George Kassiotis, autor correspondiente y principal jefe de grupo en el Crick, recuerda que "lo que se espera de una vacuna dirigida al área S2 es que pueda ofrecer cierta protección contra todos los coronavirus actuales y futuros. Esto difiere de las vacunas que se dirigen al área S1, más variable, que, aunque son eficaces contra la variante contra la que están diseñadas, son menos capaces de dirigirse a otras variantes o a una amplia gama de coronavirus".

"Queda mucha investigación por hacer mientras seguimos probando los anticuerpos S2 contra diferentes coronavirus y buscamos la vía más adecuada para diseñar y probar una posible vacuna", reconoce.

La zona S2 de la proteína de la espiga se ha pasado por alto hasta hace poco como base para la vacunación. Esto se debe a que ciertas dianas críticas en el área S2 sólo se revelan después de que el virus se haya unido a una célula, un proceso mediado por el área S1. En consecuencia, los anticuerpos de la zona S2 tienen menos posibilidades de neutralizar el virus que los anticuerpos dirigidos a la zona S1.

Nikhil Faulkner, coprimer autor y estudiante de doctorado en el Laboratorio de Inmunología Retroviral del Crick, añade que, "aunque una posible vacuna contra el S2 no impediría que las personas se infectaran, la idea es que prepare su sistema inmunitario para responder a una futura infección por coronavirus. Es de esperar que esto proporcione suficiente protección para sobrevivir a una infección inicial durante la cual podrían desarrollar una inmunidad adicional específica para ese virus en particular", afirma.

Los investigadores continuarán este trabajo estudiando el potencial de un pan-coronavirus dirigido a la zona S2 de la proteína de la espiga y cómo podría integrarse con las vacunas actualmente autorizadas.

Contador