Publicado 21/01/2022 07:40

Consiguen un avance histórico que puede abrir camino a nuevas terapias

Archivo - Laboratorio.
Archivo - Laboratorio. - XUBINGRUO/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La compañía de tecnología médica Becton, Dickinson and Company (BD) ha anunciado este jueves que un estudio realizado en colaboración con el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) y publicado en la portada del número del 21 de enero de la revista 'Science', describe una nueva innovación de BD en citometría de flujo que añade imágenes de fluorescencia y toma de decisiones basada en imágenes para clasificar células individuales a una velocidad excepcionalmente alta, basándose en los detalles visuales de cada célula y no únicamente en el tipo o la cantidad de biomarcadores presentes. La nueva tecnología tiene el potencial de transformar la inmunología, la biología celular y la investigación genómica y permitir el descubrimiento de nuevas terapias basadas en células.

La clasificación celular mediante citometría de flujo es una técnica que permite a los científicos identificar y clasificar células individuales en función de las características específicas de cada una de ellas para estudiarlas con más detalle, evaluar cómo puede reaccionar cada célula a un nuevo fármaco o realizar otros experimentos con células individuales.

Tradicionalmente, los clasificadores celulares funcionan mediante la identificación y cuantificación de determinados biomarcadores (por ejemplo, proteínas) en una célula o dentro de ella. La nueva innovación de BD, conocida como Tecnología de Imagen BD 'CellView', puede capturar múltiples imágenes de células individuales que fluyen a través del sistema a una velocidad de 15.000 células por segundo y también añade una capacidad antes imposible de clasificar células basada en el análisis detallado de imágenes microscópicas de células individuales a esta velocidad.

Al añadir la imagen a la tradicional identificación y cuantificación de biomarcadores, la nueva tecnología no sólo identifica si un biomarcador está presente en la célula y en qué cantidad, sino también su ubicación o cómo se distribuye dentro de la célula. Al visualizar la distribución de los biomarcadores con esta tecnología, los investigadores obtienen información detallada sobre las células que antes era invisible en los experimentos tradicionales de citometría de flujo, lo que les permite responder a preguntas biológicas complejas, como la forma en que las células crecen, funcionan e interactúan, o estudiar la ubicación exacta de los virus o las proteínas dentro de una célula, todo ello a un ritmo muy acelerado.

"Esta innovación ha superado el típico compromiso entre la velocidad y la precisión de la clasificación de células individuales --explica Tom Polen, presidente, director general y presidente de BD--. Este avance equivale esencialmente a que un investigador mire por el microscopio, identifique las características específicas de una célula de interés y, basándose en lo que ve, clasifique cada célula individual para su posterior análisis, todo ello a un ritmo de casi 1 millón de células por minuto".

La tecnología puede analizar más de 1.000 veces la cantidad de datos en comparación con los métodos tradicionales de citometría de flujo, y clasificar las células a un ritmo de 15.000 por segundo basándose en sus imágenes. BD fue la primera empresa en comercializar la tecnología de citometría de flujo en la década de 1970.

La nueva tecnología llena un vacío de larga data en la investigación biomédica al permitir a los científicos ver y aislar más rápidamente las células con rasgos específicos y observables de interés, lo que puede acelerar la investigación de descubrimientos y descubrir potenciales terapias o curas para enfermedades en una amplia gama de campos como la virología y la oncología.

"Esta tecnología representa la culminación de más de una década de trabajo de un equipo altamente multidisciplinar de ingenieros y científicos ópticos, mecánicos, eléctricos, biomédicos y de software, cuyo objetivo era proporcionar a los investigadores una capacidad diferenciada y flexible para analizar células individuales --señala Eric Diebold, vicepresidente mundial de I+D de BD Biosciences y coautor del artículo--. Apenas hemos arañado la superficie de los tipos de ciencia que se habilitarán con esta nueva tecnología de clasificación celular de alto rendimiento basada en imágenes, y esperamos ver cómo BD y la comunidad científica en general la aprovecharán para avanzar tanto en la investigación básica como en el desarrollo de terapias."

"Durante años, los investigadores han deseado un sistema de clasificación celular que les permitiera obtener una imagen detallada del funcionamiento interno de una célula y aislar aquellas con fenotipos microscópicos de interés --señala el doctor Lars Steinmetz, científico principal del EMBL, profesor de genética en la Universidad de Stanford y coautor del artículo--. Esto es lo que consigue la tecnología de imagen 'BD CellView', que define un nuevo estándar en el aislamiento y la caracterización celular. Estamos entusiasmados con la aplicación de esta tecnología al cribado genómico de alta resolución destinado a recoger información funcional de cada parte del genoma. También estamos explorando aplicaciones para el diagnóstico celular y la caracterización de las células en la salud y la enfermedad".