Publicado 26/07/2022 17:04

6 consejos para mantener el colesterol a raya en verano

Archivo - Mesa con frutas de verano.
Archivo - Mesa con frutas de verano. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El doctor Vicente Pascual, uno de los expertos del Grupo de Nutrición de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), ha advertido de que los excesos del verano pueden aumentar el colesterol LDL, el conocido como "colesterol malo" y, por tanto, el riesgo de padecer enfermedades graves como la arteriosclerosis, y eventos cardiovasculares y cerebrales, entre otras.

Por ello, proporciona algunos consejos para mantener el colesterol malo "a raya" durante las vacaciones de verano, tales como seguir una dieta mediterránea, dejar de fumar o moderar el consumo de alcohol, entre otros.

En primer lugar, recuerda que una pauta de alimentación mediterránea se ha demostrado "muy eficaz" en la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular. Esta se basa en el consumo de alimentos frescos, de proximidad y principalmente vegetales; es rica en fibras, gracias al consumo de cereales integrales, fruta, verdura, legumbres y frutos secos, y utiliza como grasa culinaria principal el aceite de oliva (mejor virgen porque aporta más antoxidantes).

El estudio 'Cordioprev', realizado por investigadores de la SEA, y publicado este mismo año en 'The Lancet', aporta datos que confirman las bondades del patrón de alimentación mediterráneo. "En verano, además, es muy sencillo seguir estas recomendaciones, con el consumo de platos refrescantes, como el gazpacho, muy rico en antioxidantes", explica Pascual.

También forman parte de la dieta mediterránea diferentes tipos de ensaladas con combinaciones de vegetales, legumbres y frutos secos; así como el sofrito, a base de tomate, ajo, cebolla o puerro con aceite de oliva virgen, que es un aderezo ideal en multitud de elaboraciones.

"Y no olvidemos el consumo de pescado azul dos veces por semana: las sardinas a la brasa, los boquerones o un tartar de atún son opciones que combinan a la perfección con una cena veraniega", señala el experto, que añade que "el consumo de embutidos y alimentos ultraprocesados debe reducirse a la mínima expresión".

Asimismo, también es necesario dejar de fumar para controlar el colesterol. "El monóxido de carbono que producen los cigarrillos eleva el colesterol LDL y reduce el colesterol HDL o colesterol bueno, lo que se asocia con un mayor riesgo cardiovascular. Si se es fumador, estas vacaciones han de ser el momento de empezar a reducir progresivamente el consumo de tabaco, con la idea de eliminarlo definitivamente", remacha el miembro de la SEA.

De igual forma, es recomendable restringir el consumo de alcohol a un máximo de una bebida diaria para las mujeres, y 2 para los hombres, y siempre que sean de baja graduación, como vino, cava, cerveza o sidra. "Su ingesta debe realizarse en el contexto de las comidas, evitando el consumo excesivo en fines de semana", explica.

También es necesario reducir bebidas azucaradas. No solo refrescos, sino también algunos zumos y lácteos comerciales, "cargados de azúcares libres no recomendables", advierte el especialista. "Aunque en verano es muy importante beber e hidratarse, estas no pueden ser las opciones habituales", apunta.

BEBIDAS SIN AZÚCARES AÑADIDOS

Por ello, aboga por mantenerse hidratado a base de agua e infusiones (entre ellas, café y té), que pueden ser frías pero sin azúcares añadidos. "Sin embargo, hay que tener cuidado con las aguas de sabores y los tés embotellados, que forman parte de la categoría de refrescos azucarados que hay que evitar".

La última recomendación es realizar ejercicio. "Basta con un paseo de una hora a buen ritmo al día, evitando las horas de mayor calor y siempre bien hidratados. El verano nos da otras muchas ocasiones para hacer ejercicio: nadar en el mar o la piscina, excursiones, visitas turísticas", concluye.

Contador