Publicado 08/04/2022 18:17

Consejos para hacer frente a la conjuntivitis alérgica en primavera

Archivo - Niño en la playa.
Archivo - Niño en la playa. - HALFPOINT/ISTOCK - Archivo

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El oftalmólogo Fernando Llovet, cofundador de Clínica Baviera advierte de que, aproximadamente, el 25 por ciento de la población tiene conjuntivitis alérgica en primavera, siendo la debida al polen la más común.

También existen otros tipos de conjuntivitis alérgicas motivadas por otros elementos como los ácaros del polvo, el pelo de los animales, los hongos, o los cosméticos.

Así, el enrojecimiento de ojos, picor, escozor o hipersensibilidad a la luz son algunas de las señales que alertan de la llegada de esta nueva temporada. Como en años anteriores, el uso de las mascarillas contribuye a disminuir síntomas de asma o rinitis.

No obstante, se pueden seguir una serie de precauciones para cuidar la vista, puesto que la conjuntivitis alérgica continuará estando presente. Por ello, el doctor Llovet detalla una serie de recomendaciones para reducir y aliviar la alergia ocular y mejorar la calidad de vida de los afectados por esta dolencia.

En primer lugar, aconseja evitar el contacto con el alérgeno. Primero, se debe identificar el tipo de alergia que se tiene para afrontarla con precisión y de forma efectiva. Lo fundamental es acudir al especialista (alergólogo u oftalmólogo) para determinar el alérgeno y con ello el tratamiento adecuado.

También es preciso mantener una correcta hidratación en los ojos. La sequedad en los ojos puede dar lugar a complicaciones como irritación, picor, incluso escozor, lo que puede ser muy molesto para la persona que lo sufre. Para mantener la hidratación de los ojos de forma correcta, se puede hacer uso de algún colirio de lágrimas artificiales o un suero fisiológico. De esta manera, se consigue hidratar y mantener la zona limpia y una considerable reducción de los síntomas.

También es importante evitar frotar los ojos y lavar las manos de forma frecuente. Ya sea por cansancio, por estrés o por picor, frotarse los ojos no es recomendable en ninguno de los casos. "Aunque lo más importante es tener una perfecta higiene de manos para evitar problemas mayores, si frotamos nuestros ojos, se puede llegar a sufrir una infección como la conjuntivitis o una importante rojez debido a la rotura de algunos pequeños vasos sanguíneos", advierte el oftalmólogo.

Asimismo, aconseja, en la medida de lo posible, evitar actividades al aire libre, sobre todo, en los días de mayor polinización. En este sentido, es importante no practicar deporte al aire libre, sobre todo por zonas donde hay mayor vegetación, ya que habrá una gran cantidad de polen suspendido en el aire.

Finalmente, se aconseja el uso de gafas de sol. Llevar gafas de sol no solo puede evitar que el polvo y el polen suspendido en el aire entre en los ojos, sino que también disminuye las molestias que produce la luz, ya que la conjuntivitis alérgica lleva asociada cierta intolerancia a niveles altos de iluminación.