Publicado 19/03/2022 09:18

Consejos para 'funcionar' en aplicaciones de citas 'on line' tipo Tinder y no dejar nuestra autoestima por el camino

Archivo - Comcepto de buscar pareja mediante una aplicación móvil.
Archivo - Comcepto de buscar pareja mediante una aplicación móvil. - OATAWA/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 19 Mar. (EDIZIONES) -

   Hay que tener en cuenta que la gran pandemia de estos dos años fuera de la COVID-19 es la soledad, una de las cosas que más afecta al ser humano en general. "La soledad activa una serie de mecanismos en el organismo que pueden enfermarnos, y sabemos que algunas enfermedades neurodegenerativas tienen su origen en la soledad".

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus la psiquiatra Marian Rojas Estapé, especialista en el Instituto Español de Investigaciones Psquiátricas en Madrid, que recientemente ha publicado 'Encuentra tu persona vitamina' (Espasa).

   Reconoce que con estas aplicaciones de citas 'on line' se busca cubrir de alguna manera esa soledad, y teniendo en cuenta que todo se ha recortado, que la pandemia ha limitado los actos sociales, los planes, o las actividades, es mas difícil conocer gente, de forma que plataformas como Tinder, si ya habían crecido, "ahora se han disparado".

   Así, confiesa que la primera inquietud que le genera Tinder y este tipo de aplicaciones es el hecho de ser elegidos por una imagen puesto que, según explica, esto genera mucha angustia en la persona: "Muy pocos atraviesan esa barrera de ese examen fotográfico que se busca, y te obsesionas por buscar el ángulo, la foto, o la sexualidad para atraer a la persona que te está observando. Nos eligen por una imagen, una foto, hay que seducir, pero eso es una cultura de sexual, de lo erótico, y luego uno mide su atractivo con los 'matches' que ha recibido, y basa la seguridad en el éxito que tiene en esta aplicación. La autoestima depende en los 'matches' que recibe".

   Recomienda en este sentido el libro de 'El algoritmo del amor', de una periodista francesa Judith Duportail, sobre su experiencia en Tinder, y cómo le cambia la vida y de repente todo depende de lo que va sintiendo con el que queda. "Hay gente que busca en Tinder algo rápido, un momento sexual intenso, y otros que buscan pareja, pero lo que pasa es que están todos mezclados en el mismo lugar", reconoce Rojas Estapé.

EL PROBLEMA DE 'SI TE HE VISTO NO ME ACUERDO'

   Entonces si buscas pareja y lo único que encuentras es una persona que busca pasárselo bien un rato y después alerta sobre el famoso 'ghosting', esas personas que hacen bombas de humo, que no dan la cara después de la cita, no vuelven aparecer, con la consiguiente sensación de tristeza, de abandono, de vacío, o de fracaso, que "es absolutamente brutal" de la persona a la que se lo hacen.

   Hay gente que dice que el 'ghosting' es una ventaja porque no hay que dar explicaciones, según prosigue la psiquiatra, si bien cree que en realidad es "cobardía" porque se deja a los demás abandonados y sin dar explicaciones.

   Luego también ve importante recalcar el otro problema que se plantea con estas plataformas de ligar 'on line' de cero empatía porque no se piensa en la otra persona, que no se siente bien tras esta desaparición de su cita, y probablemente esté angustiado y pensando qué ha hecho mal.

   "Si eres de los que buscabas algo más en ese primer encuentro pueden florecer pensamientos obsesivos, qué hice mal, no hablé bien, no debería haberlo hecho de esta manera, y entonces quedas la próxima vez y a veces intentas mejorar la técnica y aún así a veces no funciona. En definitiva, acabas no creyendo en ti y no entendiendo cuál es el error", señala.

   Aquí recuerda que desde Tinder su objetivo no es que encuentres pareja, sino que vuelvas a intentarlo una y otra vez, y otro punto sobre el que hace hincapié con el empleo de estas plataformas de citas es que en ellas reina una obsesión por lo superficial, por el culto a la belleza, a la foto editada con todo tipo de filtros, para pasar ese examen visual del otro, que luego igual se quede en una quedada o en una relación nocturna.

   "El ser humano cuando no comprende por qué actúan con él como actúan se siente muy angustiado, siente un enorme vacío", apostilla la psiquiatra. "Sentirse querido estimula la oxitocina, que potencia el sistema inmune, y mejora nuestro sistema de bienestar, pero sentirnos solos, poco queridos, o rechazados aumenta el cortisol, la hormona que de forma crónica nos destruye, nos hace daño, nos deprime y nos enferma, entonces el recibir constantemente una sensación de 'ghosting', de gente que desaparece y nos abandona sin explicaciones, es muy doloroso para el cuerpo y para el corazón", remarca esta especialista.

CONSEJOS PARA USAR ESTE TIPO DE APLICACIONES

   Con todo ello, la doctora Rojas Estapé alerta de que hay personas que si no conocen las reglas del juego en su totalidad, de cómo funcionan realmente estas apliaciones, pueden acabar en una enorme depresión. "Es muy difícil elegir cuando hay tanta diversidad, y cuando tienes 200 conversaciones abiertas es imposible que te acabes sintiendo satisfecho con una porque piensas que hay muchas posibilidades detrás", advierte.

   Por ello, insiste en que quizá un primer paso sería reducir el número de conversaciones y dice que le gustaría que Tinder solo abriera la posibilidad de tener tres abiertas al mismo tiempo, y te tuvieras que despedir cada vez para volver a empezar otra. "Seria una forma de tratar las relaciones humanas de una forma mucho más cercana, más cuidadosa y delicada, y hacer un poco más por saber qué es lo que buscan los demás, conocer un poco mejor a la persona con la que hablas", agrega.

   Defiende asimismo que para poder entrar en Tinder o en estas plataformas también te tienes que conocer muy bien, saber qué es lo que buscas, ser consciente de cómo funciona la aplicación y tener las debidas expectativas al respecto. "El mecanismo que funciona en Tinder y estas aplicaciones es similar al de las drogas, la recompensa donde está regulado por la dopamina tienes esos chispazos constantes cuando ves un 'match'", precisa.

   Por otro lado, conoce a personas que con esta aplicación han conocido al hombre o a la mujer de su vida, es decir, que "con muchas precauciones, expectativas y la autoestima correcta puede aventurarse una persona a que la emplee", pero para eso ve necesario también el tener claro "qué quiero, cuánto me quiero, cuánto depende la opinión de los demás en mi identidad o lo que considero en mi autoconcepto: ¿soy de los que me hundo si las cosas no salen como quiero o si no encuentro explicación?, es decir, ser sincero con lo que busco, si algo más serio o algo de usar y tirar".

   También sugiere con estas aplicaciones el no hacer nada de lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros; no tener tanta diversidad, identificar de forma más concreta a la persona con la que mantenemos una conversación, cada persona tiene su historia, sus emociones, su corazón y está ahí porque necesita buscar a alguien como compañero de vida o de noche. "Si lo buscas con cuidado y atención vas a encontrar a gente que está en igual situación que tú y el tema es ser capaz de discriminar. Si no sale bien ser consciente de que es como tantas cosas en la vida, te puede salir bien o mal. Tener expectativas moderadas", añade.

   Además, Marian Rojas Estapé ve imprescindible que si empieza a funcionar la relación, se elimina la aplicación porque hay muchas relaciones que lo dejan porque el otro sigue tonteando en Tinder, "y nadie quiere eso en esta vida porque hace mucho daño, te das cuenta de que no eres suficiente".