Publicado 25/03/2021 18:01CET

Confirman una protección reducida de los anticuerpos frente a las variantes de la Covid-19

Archivo - Coronavirus, Covid-19, variante Sudafricana
Archivo - Coronavirus, Covid-19, variante Sudafricana - DARRYL FONSEKA/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los anticuerpos generados en respuesta a la infección o vacunación por SARS-CoV-2 muestra una protección reducida contra las nuevas variantes, según un estudio realizado por investigadores del German Primate Center-Leibniz Institute for Primate Research and Jan Münch de la Universidad de Ulm.

   El equipo. dirigido por Markus Hoffmann y Stefan Pöhlmann, ha descubierto que las variantes B.1.351 y P.1 del SARS-CoV-2 ya no están inhibidas por un anticuerpo utilizado para la terapia COVID-19. Además, estas variantes son inhibidas de manera menos eficiente por anticuerpos de pacientes recuperados e individuos vacunados. Por lo tanto, la convalecencia por COVID-19 y la vacunación pueden ofrecer solo una protección incompleta contra estos virus 'mutantes', ya que estas variantes son inhibidas de manera menos eficiente por anticuerpos de pacientes recuperados e individuos vacunados.

   Aunque está tardando más de lo que muchos esperaban, se cree que es solo cuestión de tiempo antes de que todos estemos vacunados y así protegidos. Sin embargo, el tiempo también funciona para el virus, que ahora ha mutado varias veces, con las variantes B.1.1.7 del Reino Unido, B.1.351 de Sudáfrica y P.1 de Brasil que se propagan rápidamente.

    Estos virus tienen mutaciones en la llamada proteína de pico, la estructura en la superficie del virus que es responsable de la unión a las células huésped. Al mismo tiempo, la proteína de pico también es el principal objetivo de la respuesta inmune. Los anticuerpos generados en respuesta a la infección o vacunación por SARS-CoV-2 se unen a la proteína de la espiga, bloqueando así el virus.

   Los virus del SARS-CoV-2 invaden las células pulmonares para multiplicarse. Para que el virus ingrese a una célula, primero debe adherirse a la superficie celular. Para ello, el virus utiliza su denominada proteína de pico, que se encuentra en la envoltura viral. La proteína de pico también es el objetivo de terapias y vacunas destinadas a evitar que el virus se replique en el cuerpo.

   Al comienzo de la pandemia, el SARS-CoV-2 era relativamente estable, pero recientemente se han detectado varias variantes virales que se están propagando rápidamente. Las variantes B.1.1.7, B.1.351 y P.1, que aparecieron por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, respectivamente, tienen mutaciones en la proteína de pico y algunas están ubicadas en áreas objetivo de los agentes antivirales utilizados actualmente y vacunas.

   "Esto es preocupante porque la rápida propagación de variantes que podrían no ser inhibidas de manera eficiente por los anticuerpos podría socavar nuestra estrategia de vacunación actual", señala Stefan Pöhlmann, biólogo de infecciones en el Centro Alemán de Primates en Göttingen. Por lo tanto, el equipo dirigido por Pöhlmann y Münch investigó la eficacia con la que los fármacos y anticuerpos inhiben los virus mutantes.

   "Descubrimos que ciertos agentes antivirales que bloquean la entrada de la célula huésped y están en desarrollo preclínico inhiben los virus mutantes tan bien como el virus original. La variante B1.1.7, que actualmente se está propagando rápidamente en Alemania, también fue inhibida de manera eficiente por anticuerpos, incluidos los anticuerpos inducidos por vacunación.

   Por el contrario, un anticuerpo utilizado para la terapia con COVID-19 no inhibió las variantes B.1.351 y P.1. Además, estas variantes fueron menos inhibidas por anticuerpos de individuos convalecientes o vacunados, pasaron por alto parcialmente el efecto neutralizante de los anticuerpos", añade Jan Münch.

    El uso de las vacunas disponibles actualmente tiene sentido y es deseable una rápida expansión de los esfuerzos de vacunación y que la vacunación generalizada sea factible. De lo contrario, "corremos el riesgo de que surjan nuevas variantes que no pueden ser controladas eficazmente por las vacunas actualmente disponibles", concluye Markus Hoffmann, primer autor del estudio.

Contador