Publicado 29/03/2022 14:57

El colesterol remanente es un riesgo cardiovascular para pacientes con obesidad o diabetes

Archivo - Obesidad.
Archivo - Obesidad. - ISTOCK - Archivo

   MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Grupo de dislipemia aterogénica (DA) de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA) ha advertido de que el colesterol remanente, riesgo cardiovascular para pacientes con obesidad, diabetes o síndrome metabólico.

   La dislipemia aterogénica es una enfermedad de elevado riesgo cardiovascular asociada con el colesterol remanente y que en España afecta a entre un 5 y un 10 por ciento de la población. Es decir, unos 3 millones de personas pueden estar padeciendo DA en nuestro país. Y este porcentaje se eleva de forma preocupante en personas con obesidad, diabetes o con síndrome metabólico.

   La DA aúna tres alteraciones que son factores de riesgo cardiovascular por sí solas: aumento de triglicéridos, descenso de colesterol HDL y presencia de partículas de LDL especialmente aterogénicas por ser más pequeñas y densas de lo habitual. Además, se ha demostrado que la dislipemia aterogénica se asocia a un peor pronóstico en pacientes con COVID-19.

   "Aún con colesterol LDL normal, con unos triglicéridos de entre 100 y 149 mg por dl, existe ya riesgo de enfermedad arteriosclerótica subclínica. Además, el riesgo de enfermedad arterial periférica y de enfermedad cerebrovascular se multiplica por 5 cuando el colesterol remanente es superior a 58 mg por dl", asegura el doctor Jesús Millán, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y coordinador del Grupo de DA de la SEA.

SEÑAL DE ALARMA

   El colesterol remanente puede ser señal de alarma y anunciar la posibilidad de que se produzca una complicación cardiovascular, independientemente de que esté controlado el colesterol LDL. Se trata de todo aquel colesterol que no es ni LDL ni HDL y es posible estimarlo de forma indirecta en la práctica clínica.

   "Como médicos, hemos de ser más incisivos en la búsqueda de ese riesgo residual en nuestros pacientes. Tenemos que buscarlo para poder personalizar los tratamientos de cada enfermo, y no tratar a todos por igual únicamente con estatinas", advierte el doctor Pablo Pérez, responsable de la Unidad de Lípidos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

   El colesterol residual ayuda a predecir el riesgo de que ese paciente tenga un evento cardiovascular, por eso hay que estar atentos a ello, adelantar la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento lo antes posible. "Ese el el gran reto que tenemos. Actualmente, no detectamos bien la dislipemia aterogénica y, por tanto, no podemos tratarla bien. No manejamos bien el riesgo residual incluso en pacientes bien tratados de hipercolesterolemia o su dislipemia LDL dependiente", reconoce Millás.

TERAPIA COMBINADA

   En cuanto al tratamiento de la DA, "muchas veces debe ser combinado: porque presenta un aumento de colesterol, que sí requiere de la estatina, pero también aumento de triglicéridos, que requeriría otro fármaco". "Estos tratamientos combinados ni se utilizan precozmente ni de forma intensa", detalla Millán.

   La mejor prevención para la DA y el resto de riesgos cardiovasculares es llevar un estilo de vida cardiosaludable y controlar el peso corporal. La SEA invita a todos los ciudadanos a seguir sus recomendaciones de estilo de vida y a visitar a su médico de Atención Primaria para un correcto seguimiento. La propia SEA pone a la disposición de los equipos médicos su Guía clínica para la detección, diagnóstico y tratamiento de la DA en Atención Primaria.