Publicado 05/02/2021 13:37CET

El clima más cálido puede generar mutaciones para que los organismos se adapten que pueden ser más dañinas

Llanura con capas de arcilla en el desierto de Atacama
Llanura con capas de arcilla en el desierto de Atacama - ALBERTO FAIRÉN - Archivo

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un clima global más cálido puede provocar que las mutaciones tengan consecuencias más graves para la salud de los organismos debido a su efecto perjudicial sobre la función de las proteínas. Esto puede tener repercusiones importantes en la capacidad de los organismos para adaptarse y sobrevivir en los hábitats alterados del futuro, según un estudio de investigación de la Universidad de Uppsala, publicado en la revista científica 'Proceedings of the Royal Society B'.

Los entornos naturales se están transformando a un ritmo cada vez más rápido debido al cambio climático en curso. Esto está trayendo nuevas condiciones de vida para muchas especies. "A largo plazo, los organismos tendrán que adaptarse genéticamente a estos rápidos cambios ambientales; de lo contrario, podrían morir. Esta adaptación puede tener lugar mediante mutaciones que provocan cambios en el genoma que son ventajosos en el nuevo entorno. Pero muy a menudo mutaciones tienen consecuencias negativas para el individuo que las porta", señala David Berger del Departamento de Ecología y Genética de la Universidad de Uppsala.

En el estudio, que es una colaboración con investigadores de la Universidad de Lund, los modelos teóricos de cómo funcionan las proteínas se combinaron con resultados de experimentos que comparan los efectos de mutaciones en diferentes formas de vida en varios hábitats.

Los investigadores experimentaron con escarabajos que portaban nuevas mutaciones, pero también analizaron los resultados de estudios anteriores similares que examinaron tanto microorganismos unicelulares, como levaduras, bacterias y virus, como formas de vida multicelulares como el berro ('Arabidopsis thaliana'), la mosca de la fruta ('Drosophila melanogaster') y lombriz intestinal ('Caenorhabditis elegans').

Al combinar toda esta información, los investigadores pudieron aclarar cómo les fue a los organismos en varios entornos antes y después de que se produjeran las mutaciones. Sobre todo, el objetivo era averiguar si las condiciones ambientales que imponían algún tipo de estrés al individuo provocaban que los efectos perjudiciales de las mutaciones se expresaran más o menos. Manipularon la temperatura para averiguar qué efecto tenía.

"Los individuos con y sin mutaciones sufrieron tanto por el ambiente estresante. Pero cuando miramos los estudios donde las temperaturas habían sido manipuladas, encontramos que, con temperaturas más altas, los efectos en los individuos portadores de nuevas mutaciones eran peores que en aquellos que no las tenían", explica Berger.

El estudio indica que si los cálculos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) del calentamiento global de varias 2-4 °C en el próximo siglo se vuelven realidad, el resultado puede ser una duplicación de los efectos nocivos de las nuevas mutaciones en especies tropicales.

"Dado que las mutaciones se heredan y también surgen en cada nueva generación, un marcado aumento en sus efectos dañinos tendría implicaciones importantes tanto para la adaptabilidad de los organismos como para los tipos de adaptaciones que podemos esperar ver en ellos si las temperaturas globales siguen aumentando. Nuestros resultados por lo tanto, puede ser importante para comprender cómo el calentamiento global futuro puede afectar la biodiversidad", concluye.