Actualizado 07/01/2021 09:08 CET

Claves sobre la catatonia, alteraciones motoras en patologías psiquiátricas

Depresión, Catatonia
Depresión, Catatonia - GETTY - Archivo

   MADRID, 7 Ene. (EDIZIONES) -

   En nuestra lengua tenemos muchísimas expresiones sobre las que no nos paramos a pensar y una de ellas podría se el 'estar catatónico', que hace referencia a cuándo nos quedamos patidifusos, rígidos, quietos, sorprendidos. En realidad, la catatonia es un síntoma, una alteración motora, dentro de una patología psiquiátrica, por lo que la expresión de nuestra lengua tiene su razón en ello.

   "En el DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría) publicado en 2013, la catatonia ha pasado de ser un subtipo de esquizofrenia a un cuadro más transversal que puede tener lugar en otras patologías como un síntoma más", aclara en una entrevista con Infosalus el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, el doctor Celso Arango.

   Según describe, es un cuadro que se caracteriza por alteraciones motoras: "Tradicionalmente se pensaba en estupor, mutismo, falta de actividad, en estar completamente quieto. En la película de 'Alguien voló sobre el nido del cuco' se ven imágenes de personas con catatonia, que presentan una flexibilidad cérea, semisólida, donde si lo muevo se mantiene quieto, un estado donde la persona está rígida y, si por ejemplo le quito la almohada de la cabeza, su cabeza permanecerá en la misma posición que si estuviera con la almohada puesta".

   Eso sí, el doctor Arango subraya que no sólo la catatonia puede tener lugar en estados rígidos como los descritos, sino que también puede darse en el polo opuesto, es decir, con personas que no pueden parar quietas en una habitación, con exceso de movimiento.

   En concreto, la catatonia la descubrió en 1884 el psiquiatra Karl Ludwig Kahlbaum en su monografía 'La catatonía' y desde entonces ha experimentado cambios en su definición, insiste el doctor Arango.

   "Lo central, las anomalías motoras, se han mantenido, pero antes se identificaba con un subtipo de esquizofrenia, y ahora se dice que hay catatonía en muchos más pacientes, no sólo en los esquizofrénicos. Es algo transversal que afecta a muchos trastornos mentales", reitera.

   Así, dice que se puede ver en depresiones, como un síntoma más en trastornos infecciosos, metabólicos, endocrinos, o en el trastorno bipolar, entre otras muchas otras patologías psquiátricas. "Hay muchísimas etiologías, y en muchos casos su causa se desconoce", apostilla.

   Además, el también jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid reconoce que la catatonia es cada vez más infrecuente: "Si uno lee los tratados clásicos de Psiquiatría hay muchos casos de catatonia. Se cree que antes tenían lugar en muchas ocasiones por infecciones víricas, y ahora se sabe que el mecanismo de acción de los fármacos antipsicóticos evita estos cuadros. La realidad es que ahora son muy raros, se ven, pero no es como una foto estática, sino que también puede darse esa incapacidad de parar y eso también es catatonia".

   El doctor Arango indica por tanto que la etiología de la catatonia está relacionada con infecciones, fármacos y neuroquímica. "En estos casos, lo fundamental es tratar la causa subyacente y si no se conoce, estos pacientes responden bien a las terapias electroconvulsivas. Es uno de los tratamientos que más eficacia tiene en estos casos", reseña.