Científicos de la USC diseñan moléculas capaces de percibir un entorno e interaccionar con él

Publicado 15/01/2020 17:14:04CET
Científicos en laboratorio, inmunoterapia
Científicos en laboratorio, inmunoterapia - GETTY IMAGES / POBA - Archivo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo trabajo desarrollado íntegramente en el Centro Singular en Química Biolóxica en Materiais Moleculares de la USC (CiQUS) por el investigador Nacho Insua ha permitido diseñar moléculas que se ensamblan en varias dimensiones y forman láminas nanométricas, capaces de percibir su entorno e interaccionar con él.

De ello ha informado la Universidade de Santiago de Compostela (USC) en un comunicado, en el que explica que la investigación muestra por primera vez un nuevo mecanismo secuencial, en el que pequeños péptidos siguen un ensamblaje ordenado en diferentes dimensiones.

"En un primer momento los péptidos se ensamblan en una dimensión (1D), dando lugar a tubos nanométricos que, más tarde, forman láminas en dos dimensiones (2D)", explica la universidad, que detalla que como resultado de este proceso se obtuvieron láminas gigantes (micrométricas) de espesor nanométrico, también conocidas como nanoláminas.

La USC ha indicado que el trabajo se publicó recientemente la revista 'Journal of the American Chemical Society', que escogió este trabajo como portada.

Y es que, conforme ha señalado la universidad, la estructura de las moléculas esconde el libro de instrucciones que contiene la información sobre su sistema de auto-ensamblaje; o lo que es lo mismo: el modo en el que estas deben comportarse para que, una vez ordenadas, ciertas moléculas individuales den lugar a superestructuras definidas mucho más complejas.

Las moléculas pueden presentar zonas complementarias de unión, que dirigen este auto-ensamblaje de forma similar a como lo hacen las distintas formas que se aprecian entre las piezas de un puzzle. Se trata de un fenómeno que confiere estructura a las moléculas que articulan la vida, como las proteínas, el Científicos de la USC diseñan moléculas capaces de percibir un entorno e interaccionar con el ADN o los lípidos; un proceso de enorme importancia, ya que controlar las formas de estas biomoléculas permitiría también intervenir sobre la función biológica en los seres vivos.

"El estudio de los procesos de auto-ensamblaje es, por tanto, crucial para llegar a comprender los principios moleculares que desencadenan la vida y obtener información relevante sobre importantes patologías neurodegenerativas, como el Parkinson o la enfermedad de Alzheimer", ha indicado la USC.

El auto-ensamblaje molecular es uno de los focos principales de investigación del grupo de Javier Montenegro en el (CiQUS), que lleva años investigando el ordenamiento de péptidos cíclicos para crear nanomateriales cuya estructura y función puedan ser controladas a voluntad.

Contador