Científicos piden un 'Arca de Noé' microbiano para proteger la salud mundial

Científicos piden un 'Arca de Noé' microbiano para proteger la salud mundial
ARIA GLORIA DOMINGUEZ-BELLO / RUTGERS UNIVERSITY-N
Publicado 08/10/2018 7:15:35CET

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Rutgers, en Nueva Brunswick, Nueva Jersey, Estados Unidos, reclama la creación de una cámara de microbiota global para proteger la salud a largo plazo de la humanidad. Este Arca de Noé de gérmenes beneficiosos se recolectaría de poblaciones humanas cuyos microbiomas no están comprometidos por los antibióticos, las dietas procesadas y otros efectos nocivos de la sociedad moderna, que han contribuido a una pérdida masiva de la diversidad microbiana y un aumento de los problemas de salud.

El microbioma humano incluye los billones de organismos microscópicos que viven dentro y sobre nuestros cuerpos, lo que contribuye a nuestra salud de muchas maneras. Los investigadores, que describieron su propuesta esta semana en la revista 'Science', comparan su idea con la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, la colección más grande del mundo de diversidad de cultivos creada en caso de desastres naturales o provocados por el hombre.

"Nos estamos enfrentando a una creciente crisis de salud global, que requiere que capturemos y preservemos la diversidad de la microbiota humana mientras aún existe", afirma la autora principal, Maria Gloria Dominguez-Bello, profesora en el Departamento de Bioquímica y Microbiología y del Departamento de Antropología de Rutgers-New Brunswick.

"Estos microbios evolucionaron conjuntamente con los seres humanos durante cientos de milenios. Nos ayudan a digerir los alimentos, fortalecen nuestro sistema inmunológico y protegen contra los gérmenes invasores. Durante un puñado de generaciones, hemos visto una pérdida asombrosa en la diversidad microbiana relacionada con un aumento mundial de patologías inmunes y otros trastornos", afirma.

Domínguez-Bello y sus coautores, Rob Knight, de la Universidad de California-San Diego, Jack A. Gilbert de la Universidad de Chicago y Martin J. Blaser del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, dicen que podría ser posible algún día prevenir enfermedades reintroduciendo microbios perdidos.

Sin embargo, eso solo podría suceder si los científicos primero recolectan microbios beneficiosos de poblaciones remotas de América Latina y África que tienen la mayor diversidad de microbiota antes de que ellos también experimenten los efectos de la urbanización. Las personas que viven en sociedades urbanizadas han perdido una parte sustancial de su diversidad de microbiota. La flora intestinal de la mayoría de los estadounidenses, por ejemplo, es la mitad de diversa que la de los cazadores-recolectores en pueblos aislados de la Amazonia.

Se necesitaría un esfuerzo internacional, incluida una financiación significativa, para recolectar y almacenar los microbios recogidos en un repositorio global. Desde principios del siglo XX, las enfermedades y los trastornos como la obesidad, el asma, las alergias y el autismo han aumentado dramáticamente, primero en el mundo industrializado y más recientemente en los países en desarrollo.

La evidencia científica señala cada vez más las alteraciones de la microbiota durante los primeros años de vida y las anomalías metabólicas resultantes durante el desarrollo como factor contribuyente clave. Los costos de tratamiento para la obesidad y la diabetes han superado el billón de dólares, lo que lleva a los autores a comparar la pérdida microbiana mundial con el cambio climático en términos de importancia para el futuro de la humanidad.

Contador