Actualizado 10/10/2011 20:44 CET

Científicos españoles estudian el papel del epicardio como generador de células cardiacas

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El grupo de investigación de Desarrollo cardiovascular y angiogénesis de la Universidad de Málaga (UMA) está estudiando si el epicardio, fina capa de células que recubre el corazón, más allá de su función protectora, cuenta además con un papel destacado en la regeneración celular del corazón.

Los expertos de la UMA llevan estudiando desde hace más de quince años el desarrollo del epicardio desde el momento de la gestación del feto. Con esta investigación, llevada a cabo con peces, han descubierto que en el epicardio del embrión se generan células que migran de ahí al interior del corazón, dando lugar, entre otras, a las arterias coronarias y a buena parte de las células fibrosas del corazón.

Los investigadores desconocen aún los detalles del mecanismo de regeneración que se produce en el músculo cardiaco pero, en cambio, sí saben que se regenera, aunque de forma muy lenta, a partir de progenitores poco numerosos, una especie de células madre cardiacas.

"El corazón tiene siempre el mismo número de células porque se renuevan lentamente a partir de progenitores cuyo origen es poco conocido. Nosotros pensamos que el origen de los progenitores podría estar relacionado con esas células que en el embrión derivan del epicardio", explica al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) el responsable de la investigación, Ramón Muñoz-Chápuli.

El proyecto persigue ahora conocer mejor las relaciones entre el miocardio, el tejido muscular del corazón, y el epicardio. Para ello, estudian los mecanismos que intervienen en el crecimiento y desarrollo del miocardio y cómo el epicardio está implicado en ellos.

En concreto, centran su estudio en el gen WT1, relacionado con distintos tipos de cáncer y que según los expertos resulta fundamental para comprender los fenómenos que ocurren en el desarrollo del corazón.

El estudio en ratones con la inactivación de este gen ha demostrado que los roedores mueren por insuficiencia cardiaca, ya que su epicardio no se desarrolla correctamente, y ahora buscan conocer el mecanismo de control de este gen y a qué otros genes afecta, para descubrir qué papel podría tener en el mantenimiento del epicardio adulto.

Según Muñoz-Chápuli, "el estudio de estos mecanismos básicos ayudará a comprender el comportamiento que tendrá el corazón ante cualquier problema, algo que podría contribuir a la solución de muchos problemas