Células inmunitarias diseñadas se dirigen a una amplia gama de tumores sólidos pediátricos en ratones

Ratón de laboratorio, ratones de laboratorio, estudio con ratones
FLICKR / PIYUSH.S - Archivo
Publicado 18/01/2019 7:27:39CET

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Células inmunitarias diseñadas para atacar los cánceres infantiles fueron capaces de erradicar diferentes tipos de tumores pediátricos en ratones, según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos. El trabajo, que se publica en la edición de este jueves de 'Clinical Cancer Research', proporciona evidencia de que estas células diseñadas pueden atacar muchos tipos de tumores sólidos pediátricos, incluidos tumores cerebrales.

Los niños con estos tumores necesitan mucho mejores tratamientos, particularmente cuando las terapias tradicionales fallan. "El pronóstico para los niños con tumores cerebrales recidivantes o tumores sólidos o enfermedad metastásica en general es sombrío" --dice el autor principal, Robbie Majzner, profesor de Pediatría en Stanford--. Estamos entusiasmados de tener un potencial terapéutico que representa una modalidad completamente nueva para tratar a estos niños".

Otro autor principal del estudio es Crystal Mackall, profesor de familia y de Pediatría y Medicina. Las inmunoterapias que funcionan bien para los cánceres en adultos no siempre tienen éxito contra los cánceres infantiles, señala Majzner. Un enfoque, llamado inhibición del punto de control, se dirige a mutaciones genéticas que son limitadas en la mayoría de los cánceres pediátricos.

Otro método de inmunoterapia, que utiliza células T receptoras de antígeno quimérico, o células CAR-T, es la base de un tratamiento para una forma de leucemia infantil recidivante. La leucemia es un tipo de cáncer de la sangre. Esa terapia, tisagenlecleucel (nombre de marca 'Kymriah'), emplea biología sintética para hacer que las células inmunitarias reaccionen a un marcador de superficie que se encuentra en las células de la leucemia.

NECESIDAD DE ALTAS CANTIDADES DEL OBJETIVO EN LAS CÉLULAS TUMORALES

Majzner y sus colegas decidieron intentar fabricar células CAR-T para tumores cerebrales pediátricos y tumores sólidos, incluidos tumores que se encuentran en los huesos y los músculos. Estos cánceres no tienen los mismos marcadores de superficie que la leucemia, por lo que el primer paso de los científicos fue buscar otro marcador que las células inmunes de ingeniería puedan atacar.

"Necesitas altas cantidades del objetivo en las células tumorales, y es posible que necesites que el objetivo esté en cada célula de un tumor", subraya Majzner. El marcador de superficie ideal no debe estar altamente expresado en tejidos sanos, para evitar que las células inmunes diseñadas ataquen los tejidos normales.

Los científicos analizaron 388 muestras de tumores pediátricos para determinar la expresión de un marcador de superficie llamado B7-H3, que, según estudios anteriores, podría ser un buen candidato. Se detectó B7-H3 en el 84 por ciento de las muestras, y estuvo presente en niveles altos en el 70 por ciento de las muestras. Se descubrió que muchos tipos de cáncer pediátrico expresan niveles altos de B7-H3, como sarcoma de Ewing (hueso), rabdomiosarcoma (músculo), tumor de Wilms (riñones), neuroblastoma (células nerviosas) y meduloblastoma (cerebro).

El hecho de que exista el mismo marcador en tantos tipos de tumores aumenta la posibilidad de que pueda servir como base para una terapia comercialmente viable, según Majzner. Cada tumor es bastante raro, con unos cientos de niños afectados en Estados Unidos cada año, pero juntos forman una población de pacientes más grande.

EL TUMOR SIMPLEMENTE DESAPARECE

Entonces, los científicos desarrollaron seis tipos de células CAR-T para apuntar a B7-H3 y las probaron en un plato. El tipo de células B7-H3 CAR-T que se desempeñó mejor se usó para estudios adicionales. Los autores probaron estas células B7-H3 CAR-T contra varios modelos de xenoinjerto de cáncer pediátrico, en los que se implantaron tumores humanos en ratones.

En ratones con osteosarcoma o sarcoma de Ewing, ambos tumores óseos, las células B7-H3 CAR-T erradicaron los tumores. Los roedores tratados vivieron significativamente más tiempo que los animales que recibieron un tratamiento de control. "El tumor simplemente desaparece --afirma Majzner--. Es muy consistente. Ocurrió en todos los ratones, y eso es emocionante".

A un grupo de ratones con osteosarcoma se les extirparon quirúrgicamente sus tumores iniciales y luego recibieron células CAR-T B7-H3 para evaluar si las células podían tratar las células cancerosas que se habían propagado a los pulmones. Nuevamente, las células CAR-T funcionaron; los animales tratados vivieron significativamente más tiempo que los de un grupo de control.

Los investigadores también probaron las células B7-H3 CAR-T en ratones a los que se les implantó un tumor cerebral pediátrico llamado meduloblastoma. Las células CAR-T se inyectaron en la sangre y pudieron cruzar la barrera hematoencefálica y erradicar los tumores.

Los científicos demostraron que las células B7-H3 CAR-T no atacan las células que expresan niveles bajos de B7-H3, un hallazgo tranquilizador ya que algunas células sanas producen niveles bajos del marcador. "Tenemos la esperanza de que pueda haber una ventana terapéutica de los niveles de B7-H3 entre el tejido tumoral y el tejido normal --afirma Majzner--. La única forma de averiguarlo es probar nuestras nuevas células CAR-T en ensayos clínicos".