Publicado 23/04/2020 7:10:41 +02:00CET

Células del endometrio portan mutaciones causantes de cáncer que surgen en las primera etapas de la vida

Nuevos marcadores moleculares para el diagnóstico de cáncer de endometrio para discriminar muestras tumorales y normales
Nuevos marcadores moleculares para el diagnóstico de cáncer de endometrio para discriminar muestras tumorales y normales - VHIR - Archivo

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Muchas células del revestimiento interno del útero llevan mutaciones 'cancerígenas' que suelen aparecer en las primeras etapas de la vida, según publican en la revista 'Nature' científicos del Instituto Wellcome Sanger, la Universidad de Cambridge y sus colaboradores. El equipo
llevó a cabo la secuenciación del genoma completo de un endometrio humano sano, proporcionando una visión general de las tasas y los patrones de los cambios de ADN en este tejido.

El endometrio está regulado por hormonas como el estrógeno y la progesterona y entra en diferentes estados durante la infancia, los años reproductivos, el embarazo y después de la menopausia.

Todos los cánceres ocurren debido a cambios en el ADN, conocidos como mutaciones somáticas, que ocurren continuamente en todas nuestras células a lo largo de la vida. Una pequeña fracción de estas mutaciones somáticas puede contribuir a que una célula normal se convierta en una célula cancerosa y se conocen como mutaciones 'conductoras', que se producen dentro de un subconjunto de genes 'cancerosos'.

Este estudio utilizó la secuenciación del genoma completo para comprender mejor los cambios genéticos en el tejido endometrial sano. El equipo desarrolló tecnología para secuenciar los genomas de pequeñas cantidades de células de glándulas individuales en el epitelio endometrial, la capa de tejido que se desprende y se regenera durante el ciclo menstrual de una mujer.

La microscopía de captura con láser se usó para aislar 292 glándulas endometriales de muestras de tejido uterino donadas por 28 mujeres de 19 a 81 años, antes de que el ADN de cada glándula fuera secuenciado de todo el genoma. Luego, el equipo buscó mutaciones somáticas en cada glándula comparándolas con secuencias completas del genoma de otros tejidos de los mismos individuos.

Los investigadores encontraron que una alta proporción de células portaban mutaciones conductoras, a pesar de que parecían completamente normales bajo el microscopio. Muchas de estas mutaciones impulsoras parecen haber surgido temprano en la vida, en muchos casos durante la infancia.

La doctora Luiza Moore, investigadora principal del Wellcome Sanger Institute, explica que "el endometrio humano es un tejido altamente dinámico que sufre numerosos ciclos de remodelación durante los años reproductivos femeninos. Identificamos mutaciones frecuentes de cáncer en el endometrio normal y demostramos que muchos de estos eventos había ocurrido temprano en la vida, en algunos casos incluso antes de la adolescencia --añade.--. Con el tiempo, estas células madre mutantes acumulan más mutaciones conductoras".

A pesar de la aparición temprana de las primeras mutaciones impulsoras del cáncer, una célula tarda varias décadas en acumular los controladores restantes que conducirán al cáncer invasivo. Por lo general, se requieren de tres a seis mutaciones impulsoras en la misma célula para que se desarrolle el cáncer. Como tal, la gran mayoría de las células normales con mutaciones conductoras nunca se convierten en cánceres invasivos.

Cuando se desarrolla un cáncer invasivo, puede haber evolucionado silenciosamente dentro de nosotros durante la mayor parte de nuestra vida.

El doctor Kourosh Saeb-Parsy, de la Universidad de Cambridge y Director del Cambridge Biorepository for Translational Medicine (CBTM), destaca que "esta investigación es un paso importante y no hubiera sido posible sin las personas que regalaron muestras preciosas para este estudio, incluidos los donantes de trasplantes y sus familias".

Por su parte, el profesor Sir Mike Stratton, director del Instituto Wellcome Sanger, añade que "las nuevas tecnologías y enfoques para investigar las mutaciones del ADN en los tejidos normales están proporcionando una visión profunda de la procesión de los cambios genéticos que convierten una célula normal en una célula cancerosa. Los resultados indican que, aunque la mayoría de los cánceres ocurren a edades relativamente avanzadas, los cambios genéticos subyacentes pueden haber comenzado temprano en la vida y hemos estado incubando el cáncer en desarrollo durante la mayor parte de nuestra vida .

Para leer más