Publicado 05/04/2022 07:01

Las células del cáncer de páncreas aprovechan el recambio de tejido normal para construirse barreras protectoras

Archivo - Páncreas.
Archivo - Páncreas. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

En presencia de tumores pancreáticos, ciertas células inmunitarias descomponen las proteínas estructurales en moléculas que desencadenan la construcción de tejido denso, una conocida barrera para la terapia, según un nuevo estudio publicado en línea en la revista 'Proceedings of the National Academies of Sciences'.

Dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), el estudio gira en torno a la densa malla proteica que da soporte a los órganos y ayuda a reconstruir el tejido dañado. Las fibras de proteína de colágeno, el principal componente de la malla, se descomponen y sustituyen continuamente para mantener la resistencia a la tracción y como parte del proceso de curación de las heridas.

Estudios anteriores han demostrado que las células inmunitarias denominadas macrófagos contribuyen a un proceso denominado desmoplasia, causado por el recambio anormal y la deposición excesiva de colágeno que aísla los cánceres de páncreas. En este entorno, se sabe que los macrófagos engullen y descomponen el colágeno mediante la acción de una proteína denominada receptor de manosa (MRC1).

El estudio descubrió que el colágeno degradado aumentaba la cantidad de arginina, un aminoácido que es utilizado por la enzima óxido nítrico sintasa (iNOS) para producir compuestos llamados especies reactivas de nitrógeno (RNS). Esto, a su vez, provocó que las células estrelladas vecinas y solidarias construyeran mallas a base de colágeno alrededor de los tumores, dicen los autores.

"Nuestros resultados revelan cómo los tumores pancreáticos programan a los macrófagos para que contribuyan a la construcción de barreras fibróticas --afirma la primera autora del estudio, la doctora Madeleine LaRue, en el momento del estudio, estudiante de posgrado en el laboratorio de la autora principal del estudio, la doctora Dafna Bar-Sagi, catedrática S. Farber de Bioquímica y Farmacología Molecular y vicedecana de Ciencias de la NYU Langone Health--. Este marco molecular podría aprovecharse para contrarrestar los cambios pro-cáncer en los tejidos estructurales que rodean a los tumores".

El cáncer de páncreas, con una tasa de supervivencia a cinco años del 10%, sigue siendo difícil de tratar en gran parte debido a la extensa red de tejido fibrótico que rodea a los tumores. Esta red no sólo bloquea el acceso de las terapias, sino que favorece el crecimiento agresivo.

En el estudio actual, los experimentos demostraron que los macrófagos cultivados en placas de nutrientes (cultivos), y convertidos en su configuración tolerante al cáncer (M2), rompían mucho más colágeno que los macrófagos que atacan a las células cancerosas (M1). Además, el equipo confirmó con una serie de pruebas que los macrófagos M2 tienen mayores niveles de enzimas que generan RNS, como la iNOS.

Para confirmar estos hallazgos en ratones vivos, el equipo implantó en los flancos de los animales de estudio células estrelladas "prealimentadas" con collage o mantenidas en estado no alimentado, junto con células cancerosas de páncreas. El equipo observó un aumento del 100% en la densidad de las fibras de colágeno intratumorales en los tumores derivados de células cancerosas coimplantadas con células estrelladas pretratadas con colágeno.

Es importante destacar que el estudio demostró por primera vez que los macrófagos cercanos a las células cancerosas del páncreas no sólo absorben y descomponen más colágeno como parte de la limpieza de las proteínas que alimentan el crecimiento anormal, sino que también son modificados por la limpieza, de tal manera que su sistema de procesamiento de energía (metabolismo) se reconecta y da señales para la acumulación fibrótica.

"Nuestro equipo ha descubierto un mecanismo que conecta el recambio de colágeno con la creación de un entorno resistente al tratamiento alrededor de los tumores de páncreas -destaca Bar-Sagi--. Como este entorno denso es una de las principales razones por las que el cáncer de páncreas es tan mortal, será necesario comprender mejor los vínculos entre la eliminación de proteínas y la construcción de barreras protectoras para mejorar el tratamiento de esta devastadora neoplasia".

Más información