Actualizado 14/06/2010 14:13 CET

Casi el 90 por ciento de las enfermedades tienen asociado un estrés oxidativo en el organismo, según expertos

Jornadas antioxidantes Minute Maid
EP

Aguacates, fresas, coles y zanahorias son algunos de los alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a revertir esta situación

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Entre el 80 y el 90 por ciento de las patologías llevan en el organismo del paciente asociado un estrés oxidativo, provocado por un exceso de radicales libres que se puede contrarrestar con una dieta rica en antioxidantes y hábitos de vida saludables, según han coincidido en afirmar diferentes expertos en el marco de unas jornadas organizadas por Minute Maid en La Granja de San Ildefonso (Segovia).

En condiciones normales, entre un 2 y un 5 por ciento del oxígeno consumido por las células se transforma en radicales libres, que intervienen en diversas funciones celulares fisiológicas.

No obstante, bajo ciertas circunstancias, como el ejercicio físico intenso, la ansiedad, el tabaquismo o el alcoholismo, entre otros, el consumo de oxígeno por parte del metabolismo aeróbico puede producir reacciones no controladas de oxidación que alteran la estructura y el funcionamiento celular produciendo una serie de fenómenos conocidos con ese nombre genérico de estrés oxidativo.

Según ha explicado el doctor Pedro Jaén, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, "el oxígeno reacciona con todo lo que se encuentra a su paso dentro de la célula: proteínas, hidratos de carbono, grasas y nuestro ADN, lo que da lugar a la alteración del material genético. Ese sería el fundamento de por qué nos oxidamos y por qué esos procesos oxidativos hacen que la célula deje de funcionar en salud y entre en proceso de enfermedad".

Para contrarrestar esta oxidación celular, los asistentes a estas jornadas han coincidido en que la dieta es una de las herramientas para hacer frente a este proceso, ya que hay determinados alimentos que son una fuente importante de antioxidantes.

De este modo, según explica el jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, Francisco J. Tihanones, los antioxidantes más potentes se encuentran en frutas y verduras y, de hecho, "entre los diez alimentos con mayor capacidad antioxidante se encuentran los aguacates, las frutas del bosque (fresas, arándanos, frambuesas...), el brécol, el repollo y las coles, zanahorias, frutas cítricas y uvas", que contienen hasta 20 antioxidantes diferentes".

Igualmente, añade este especialista, el aceite de oliva virgen posee, además del ácido oleico, una importante cantidad de componentes menores con alto poder antioxidante.

Aunque en ocasiones se alude a la acción antioxidante de las vitaminas, hay muchas otras sustancias que ejercen esa función, como los minerales y los denominados polifenoles, con una capacidad mucho mayor y que también se encuentran en frutas y verduras. En realidad, existen miles de sustancias químicas diferentes que producen una acción antioxidante superior a la de las vitaminas.

De hecho, la ingesta de alimentos variados con diferentes tipos de antioxidantes permite que aflore la sinergia de acción que se produce entre estas sustancias. En estos casos, el efecto antioxidante es superior al de la suma de cada sustancia de forma individual: si un antioxidante tiene una capacidad antioxidante de dos y otro de tres, el efecto de tomar ambos no es cinco, sino de seis u ocho.

LOS POLIFENOLES: LOS ANTIOXIDANTES MÁS ABUNDANTES

Los polifenoles son los antioxidantes más abundantes en la dieta. Su ingesta dietética total podría ser de hasta 1 gramo por día, que es mucho más alto que el de todas las demás clases conocidas de fitoquímicos y antioxidantes en la dieta. Su consumo es 10 veces superior a la ingesta de vitamina C y 100 veces mayor que la ingesta de vitamina E y carotenoides.

Su principal fuente alimentaria son las frutas y las bebidas derivadas de plantas, tales como los zumos de frutas, té, café y vino tinto. Las verduras, cereales, chocolate, y las legumbres secas también contribuyen a la ingesta de polifenoles totales.

Por lo tanto, y tal como explica la doctora Cristina Andrés-Lacueva, profesora de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, "no todos tienen este poder antioxidante ni todos en la misma medida; esa actividad se puede atribuir a determinadas funciones y radicales de la estructura química del compuesto fenólico".