Publicado 28/09/2021 12:14CET

Casi el 60% de los españoles presenta dos o más factores de riesgo cardiovascular

Archivo - Hombre con dolor en el pecho, deporte. Dolor. Ataque al corazón.
Archivo - Hombre con dolor en el pecho, deporte. Dolor. Ataque al corazón. - JIRATTAWUT/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 57,3 por ciento de la población española tiene dos o más factores de riesgo cardiovascular, según se advierte en la Encuesta de Salud de la Fundación Española del Corazón (ESFEC) 2021, realizada por la Fundación Española del Corazón (FEC) con motivo del Día Mundial del Corazón, que se celebra este miércoles.

En este sentido, el presidente de la FEC, el doctor Carlos Macaya, alerta del peligro que esto supone, ya que "no podemos considerarlos como riesgos independientes y sumatorios, sino que la presencia de dos o más de ellos multiplica exponencialmente el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un ictus". Por sexos, un 58,7 por ciento de los hombres presenta varios de estos factores, frente al 56,1 por ciento de las mujeres.

En total, el 22,2 por ciento de los españoles tiene hipertensión, el 22,8 por ciento hipercolesterolemia, el 7,1 por ciento diabetes, el 33,8 por ciento sobrepeso, el 16,7 por ciento obesidad, el 19,4 por ciento sedentarismo, el 17,4 por ciento estrés, el 15,9 por ciento tabaquismo y el 36,2 por ciento falta de sueño.

Según el estudio, tener varios factores de riesgo cardiovascular es más común en la población de mayor edad. Concretamente, el 70,4 por ciento de los españoles de 55 años o más tienen dos o más factores de riesgo, dato que baja hasta el 53,9 por ciento en la franja de edad comprendida entre los 36 y los 54 años, y al 41,6 por ciento en los españoles de entre 16 y 35 años.

La encuesta se ha realizado en una muestra representativa de la población española de 16 y más años. En este primer análisis se han extraído los datos de prevalencia de los diferentes factores de riesgo cardiovascular por sexo, edad y hábitat.

Las mujeres sufren más falta de sueño (37,8%), estrés (21,8%) y sedentarismo (22,4%) que los hombres, mientras que el resto de los factores de riesgo cardiovascular analizados son más comunes en ellos, con escasa diferencia en el caso de la hipercolesterolemia.

Por grupos de edad, destaca que el sedentarismo es más frecuente en la población de 36 a 54 años (20,6%) y el estrés (20%) y el tabaquismo (22%) son más comunes en los españoles de entre 16 y 35 años.

Con relación al hábitat, el estrés (19,2%) afecta más a aquellos que viven núcleos de población de más de 100.000 habitantes, mientras que factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y el sobrepeso son más comunes entre aquellos que viven en lugares de menos de 10.000 habitantes.

"La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el mundo, con 18,6 millones de fallecimientos al año, y también en España. Sin embargo, debemos recordar que muchas de estas enfermedades son prevenibles con hábitos de vida saludables, por lo que debemos insistir en el control de los factores de riesgo cardiovascular", ha remarcado el doctor Macaya.

Por su parte, el presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), el doctor Javier Aranceta, y miembro del Comité de Nutrición de la FEC, señala que "los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el sobrepeso y la obesidad están íntimamente ligados a nuestros hábitos alimentarios, por lo que resulta fundamental poner el foco en mantener una alimentación variada y equilibrada, rica en frutas y verduras". En este sentido, ha recordado que la dieta mediterránea es la que más beneficios ha demostrado a nivel cardiovascular.

La práctica de ejercicio físico de intensidad moderada de forma regular, el abandono del hábito tabáquico, el control de los niveles de estrés y una buena higiene de sueño son el resto de los pilares que ayudarán a mantener una buena salud cardiovascular.

CÓMO HA AFECTADO LA PANDEMIA A LA SALUD CARDIOVASCULAR

Si bien el doctor Macaya ha hecho hincapié en que habría que comparar estos datos con estudios similares realizados anteriormente para comprobar el impacto de la pandemia por Covid-19 en la salud cardiovascular, ha confirmado que "después del Covid, hay un peor seguimiento de los pacientes con enfermedad cardiovascular". Estos pacientes, recuerda, han acudido menos o no han acudido a los hospitales.

En este sentido, continúa, se ha documentado un descenso de la incidencia de atención de infartos de miocardio de hasta un 50 por ciento en el periodo de confinamiento, "lo que llevó a una mortalidad mayor por infarto de miocardio en España y en todo el mundo", asegura el presidente de la FEC.

"En Nueva York, el número de muertes extrahospitalarias, es decir, de muertes en los domicilios y en las calles, aumentó casi por 4 en relación a los meses previos de la pandemia, es decir, son muertes debidas a enfermedad cardiovascular que se han padecido en domicilios por temor de acudir a los hospitales", resume el experto.

Por otro lado, el doctor ha detallado que, según cifras del Registro del Código Infarto, formado por 85 hospitales de todas las CCAA, hubo una disminución de un 40 por ciento de los infartos de miocardio durante el periodo más álgido del confinamiento y, además, la mortalidad en los hospitales fue significativamente mayor que la de los infartos que llegaban antes del Covid. "Esto quiere decir que los infartos llegaban a los hospitales más tarde para tratarse y por tanto con mayor riesgo de morir", ha explicado.

"Hablamos de una incidencia de un 25 por ciento más de mortalidad de los infartos tratados en los hospitales en el momento del confinamiento. Ahora, la mortalidad es similar a la época 'precovid', ya que tendemos a una normalización", ha concluido el experto.